Fin de semana de caos en Irán tras el anuncio de la subida de la gasolina

Después del caos del sábado en Irán, incluido Teherán, donde miles de coches pararon máquinas en las principales vías para protestar por el alza de la gasolina en un 50 por ciento, ayer la ciudad parecía semidesértica. Es especialmente relevante si se tiene en cuenta que el domingo es un día laborable en el que los atascos, especialmente en las horas punta, suelen ser monumentales. Pero no era el caso ayer, cuando al caer la tarde se podía ver grupos de policías antidisturbios en algunas de las principales plazoletas de la ciudad.

“La gente está a la expectativa porque no sabe lo que pasa, están incomunicados”, explicaba el dueño de un pequeño supermercado del centro de la ciudad que mostraba en su móvil algunos de los vídeos que se habían difundido el sábado en las redes sociales antes de que internet quedara cortado por completo en la noche. Esta medida se extendió durante todo el día de ayer.