Finge su muerte para librarse de una cita con un admirador

Ann Gray, de 29 años, conoció a un hombre a través de una página web de citas. Estuvieron hablando unos días y, finalmente, quedaron para salir a cenar. Una cita que a la mujer no le gustó, por eso decidió dejar de hablar con el hombre y no volver a quedar con él.

Le envió varios mensajes insnuándole que no quería volver a verle, pero el hombre no captaba las indirectas. Así que Ann se inventó su propia muerte, así lo informa The Mirror. Desde su teléfono se hizo pasar por su hermana y le escribió lo siguiente:

«Hola. Soy la hermana de Ann. Lo siento de verdad, pero tengo que decirte que hemos tenido que traer a Ann al hospital la noche anterior porque se encuentra realmente enferma. No sabemos cuánto va a durar, cuando esté mejor, te escribirá».

Al recibir el mensaje el hombre contestó: «Vale, gracias. Dime dónde está y voy a visitarla ahora».

Ann, al recibir esa respuesta, llegó al extremo: «Siento mucho tener que decirte esto: Ann ha muerto».

Después de enviar este mensaje, no recibió ninguna respuesta más. Meses más tarde, volvieron a encontrarse de forma ‘on-line’ en una red social para encontrar pareja.