Francia vive la jornada de duelo bajo el miedo a nuevos atentados

Conmocionada por los 12 asesinatos del miércoles en la revista satírica Charlie Hebdo, Francia ha vivido este jueves la jornada de luto decretada por el presidente François Hollande con una tristeza ciudadana que se palpaba en las calles y con la vista puesta en la gran operación policial desatada en el norte del país para detener a los terroristas.

El asesinato por la mañana de un policía municipal en París y tres ataques armados contra locales musulmanes han elevado aún más la psicosis y el temor a una oleada de violencia que el presidente François Hollande intenta cortar con llamadas a la “unidad nacional” y con el máximo refuerzo de las medidas de seguridad en todos los centros neurálgicos. “Nuestro país atraviesa momentos de especial gravedad”, ha afirmado el ministro del Interior, Bernard Cazeneuve, que ha movilizado a 88.000 agentes.

Desde media mañana del jueves, unidades especiales antiterroristas y miles de agentes han desplegado una enorme operación en el departamento de Aisne, al norte de Francia, donde las fuerzas de seguridad han localizado pistas concretas de la presencia de los presuntos autores del atentado contra el semanario. Un empleado de una estación de servicio en la carretera N-2 y próxima a la localidad de Villiers-Cotteréts ha comunicado a la policía su convencimiento de que acababa de reconocer en su local, donde habían robado varios artículos, a los hermanos Chérif y Said Kouachi, de 32 y 34 años respectivamente, identificados como los autores de los asesinatos en Charlie Hebdo.

El empleado ha asegurado que los dos sospechosos viajaban en dirección a París a bordo de un Renault Clio de color claro y que portaban fusiles de asalto y posiblemente un lanzagranadas, según han informado fuentes policiales. Tanto la citada localidad como la de Corcy, a escasos kilómetros, han sido tomadas por cientos de agentes con chalecos antibalas y fusiles de asalto, mientras eran sobrevoladas por helicópteros.

La operación, ha informado el Ministerio del Interior, se ha extendido por una zona de unos 20 kilómetros cuadrados. Varias carreteras han sido cortadas, mientras el Gobierno ha elevado el nivel de alerta en ese departamento y otros vecinos a la máximo cota (“alerta de atentado”), como ocurre desde el miércoles en París. El despliegue continuaba esta noche.