Gobierno y empresa privada pretenden generar 600 mil empleos