Hallan protoestrella con un disco deformado que explicaría una peculiaridad del sistema solar

Un grupo de científicos japoneses ha descrito en un nuevo estudio publicado el 31 de diciembre en la revista Nature el hallazgo de un disco protoplanetario (disco de gas y polvo) deformado alrededor de una estrella que se encuentra en proceso de formación.

La protoestrella llamada ‘L1527’, está a unos 450 años luz de la Tierra, en la Nube de Tauro, y se estima que tiene solo decenas de miles de años, lo que la convierte en una protoestrella (estrella bebé), según las escalas astronómicas.

El disco protoplanetario de L1527 se ve como una estructura retorcida. Su parte interna se extiende hasta aproximadamente 40 unidades astronómicas (equivale a la distancia promedio entre la Tierra y el Sol, o unos 150 millones de kilómetros) de la protoestrella. Más lejos, a 60 y 80 unidades astronómicas se encuentra la parte externa, que se mueve en un plano diferente.

Esa deformación del disco, según los investigadores, podría ser causada por las irregularidades en el flujo de gas y polvo; o por el hecho de que el campo magnético de la protoestrella se encuentra en un plano distinto al de la rotación de su disco.

Esta característica —cuya observación ha sido posible gracias al telescopio ALMA (Atacama Large Millimeter/subillimeter Array) en Chile— podría explicar por qué en diferentes sistemas planetarios, como en el sistema solar, las órbitas de los planetas están en diferentes planos.