Hallan video en celular con últimos segundos de avionazo en Francia

96

Un teléfono celular que fue rescatado de entre los escombros del accidente Germanwings, contiene un video con los últimos segundos antes de que se impactara el avión en los Alpes franceses, informó el diario alemán Bild y la revista francesa Paris Match.

De acuerdo a dichos medios, entre las imágenes no se distinguen los rostros de los pasajeros debido al caos; sin embargo, se alcanzan a escuchar los gritos donde las víctimas estaban conscientes de lo que ocurriría.

Paris Match, señala que en varios idiomas se escucha cómo varios de los pasajeros gritan “Dios mío”, y que incluso al fondo se alcanzan a percibir golpes metálicos que apuntan la posibilidad de que el piloto intentaba abrir la puerta de la cabina con un objeto pesado.

Una de las alas del avión choca contra una montaña que se alcanza a ver en las imágenes del video. Los gritos se intensifican y se escucha que la gente comienza a llorar hasta que ya no se escucha nada más. 

¿CÓMO PUDO SOBREVIVIR EL CELULAR AL IMPACTO?

Dirk Lorenz, un especialista en teléfonos móviles, aseguró que es poco probable que un teléfono celular resista este tipo de accidentes e impactos, pero destacó la importancia de la tarjeta de memoria.

Una tarjeta de memoria puede ser muy durable. Incluso si un teléfono móvil se rompe en mil pedazos, la tarjeta de memoria puede permanecer intacta”, señala Bild.

41 MINUTOS DE TERROR

De acuerdo a una cronología de la revista Paris Match, así se vivieron los últimos minutos del vuelo 4U9525 de la compañía Germanwings:

10:00 horas

Despega  el avión con 150 pasajeros a bordo.

10:10 horas

El comandante se dirige a Andreas Lubitz: “No he tenido tiempo de ir al baño antes de despegar”.

Lubitz: “Ve cuando quieras”.

10:27 horas

El avión ha alcanzado su altitud de crucero: 3 mil 800 pies.

El comandante le pide a Lubitz verificar que el avión pueda pasar a modo descenso. Lubitz obedece. Le repite al comandante por segunda vez: “Puedes ir. Puedes ir ahora”.

10:28 horas

Se distinguen ruidos que proceden del asiento. El comandante se quita el cinturón de seguridad; se oye la puerta que se abre. El comandante le dice a Lubitz: “Tú controlas ahora”.

Lubitz responde tranquilo: “Eso espero”.

10:30 horas

Lubitz está solo en cabina. Cierra la puerta blindada de la cabina: Ahora es imposible que pueda abrirse desde el exterior. Luego, se le oye programar manualmente la velocidad de descenso para acelerarla y pasar de 3 mil 800 pies a 100 pies en unos minutos.

10:33 horas

Comienza el descenso: El avión pierde 3 mil pies de altitud por minuto. El control aéreo trata en varias ocasiones contactar al avión por radio. Lubitz no contesta.

Se oye al comandante que intenta abrir la puerta de la cabina: “¡Soy yo!”. Se dan varios golpes a la puerta, cada vez más fuertes. Ninguna contestación por parte de Lubitz. El comandante grita: “¡Por el amor de Dios, abre esta puerta!”.

10:34 horas

Suena una primera alarma, sonora y visual: “SINK RATE, PULL UP” (¡Caída importante, enderécese!).

Ninguna reacción por parte de Lubitz.

A través de la puerta de la cabina, se oyen a los primeros pasajeros asustarse en los asientos.

10:35 horas

El comandante pide que se le vaya a buscar herramienta que tenía escondida en la parte trasera del aparato. Suenan golpes más fuertes contra la puerta, seguidos por ruidos metálicos. Sin dudas, el comandante está intentando abrir la puerta con la herramienta.

10:37 horas y segundos

Se activa una segunda alarma, sonora y visual: “TERRAIN, PULL UP”, (¡Tierra, enderécese!) Ninguna reacción por parte de Lubitz.

El comandante grita: “¡Abre esta maldita puerta!”

10:38 horas

Se oye la respiración de Lubitz bajo su mascarilla de oxígeno. Respira normalmente. El avión está a 13 mil pies.

10:40 horas

Se oye un ruido violento que procede del exterior. En ese mismo instante, en el interior, unos gritos. El avión choca contra una montaña con el ala derecha. No se oye ningún otro sonido más que el de las alarmas y los gritos de los pasajeros.

10:41 horas

El avión choca de frente contra los Alpes franceses a 5 mil pies y 800km/h