Hombre de 4 corazones vacaciona en Costa Rica. Aquí su interesante historia

En 2003, 2010 y 2012 Juan Vicente Del Álamo se le ha escondido a la muerte. Este hombre, de 59 años, ha sobrevivido a tres trasplantes de corazón, convirtiéndose en el único español que ha sido sometido a tan delicadas cirugías; mientras que en el mundo solo dos personas han recibido tres corazones y viven para contarlo.

Cada año Juan Vicente visita Costa Rica donde es socio de una empresa de alquiler de autos. Esta vez viene acompañado de su inseparable amiga y socia en la lucha contra la muerte, Ana Isabel Nicolás, ambos recibieron en Pérez Zeledón al diario Extra, donde se queda cuando viene al país.

TODO POR UN MENISCO    

“Mi historia con el corazón comenzó siendo muy joven. A los 18 años fui al médico porque se me dañó un menisco y tras hacerme los exámenes de rutina para ser operado, me encontraron que tenía el  corazón más grande de lo normal”, recuerda el español quien tiene dos hijas y tres nietos.

A Juan Vicente los médicos lo operaron de la rodilla y luego fue remitido a la Clínica Universitaria de Navarra donde concluyeron que el corazón que tenía en cualquier momento se le podría detener.  

“Los médicos me dijeron que un catarro mal curado de pequeño se agarró al músculo del corazón y hacía que trabajara  tres veces más  que un corazón normal. Por eso estaba tan grande”, describe el español, quien es originario de Logroño, un municipio situado en el norte de España, capital de la provincia La Rioja.

Históricamente Logroño es  un lugar de paso y cruce de caminos, tales como el  Camino de Santiago. Fue la capital gastronómica española de 2012 y es Ciudad Europea del Deporte de 2014.

DOCE AÑOS CON PASTILLAS    

El camino de lucha empezó con un tratamiento durante 12 años pero en 1990 le encontraron que su corazón registraba una arritmia y tenía el peligro que sufriera una muerte súbita por lo que los médicos  no encontraron otra salida que recomendarle  el trasplante cuando apenas tenía 30 años.

Fue en el 2003 que este luchador vio la muerte cara a cara, sin embargo su amor por la vida y su familia lo alentó a no rendirse a pesar de que  las cosas no se vieran tan buenas.  “Cuando recibí el primer corazón pensé que ya había superado el peligro, sin embargo 13 años después,  me encontraron, que las arterias coronarias se habían atrofiado y la única solución era un retrasplante”, narra el valiente luchador, quien fue operado por segunda vez  en el 2010.

Dos años después su organismo no recibió muy bien el órgano  y asegura que vivía fatigado con nada y empezó a retener líquido al punto que su estómago creció mucho y diariamente le extraían 10  litros.

UNA AGUJA EN EL PAJAR    

“Ni el hospital, ni los médicos, ni yo mismo dábamos algo por mí. Me quedé con 50 kilos y los doctores  determinaron que mi organismo había desarrollado unos anticuerpos que dañaban mi  propio órgano. Entonces debían buscar un corazón que tuviera la misma información  genética para  que fuera un éxito y, eso era,  como encontrar una aguja en un pajar”, expresa  el trasplantado.

Su situación se complicó al adquirir una neumonía, luego de la cirugía a corazón abierto, sin embargo, un año después este valiente español empezó a caminar y recuperarse con su tercer corazón.

Para este trasplantado la fe en un ser superior es la fuerza que ayuda a enfrentar cualquier situación y por eso un año después de ser operado hizo el  camino de Santiago, que consiste  en 312 kilómetros en romería.

“Vino un compañero conmigo que había hecho tres veces el  recorrido  y lo hicimos en  etapas de 25 kilómetros por día. Durante el camino aprovecha para  incentivar la donación de órganos durante los 11 días que tardó la romería.”, subraya el autor As de Corazones.

Los médicos de la Clínica de Navarra, donde labora un médico costarricense especializado en los problemas de riñones, fueron quienes lo incentivaron a escribir su historia para que muchas personas vean la importancia de la donación de órganos.

AS DE CORAZONES    

As de corazones  resume la valentía y perseverancia de Juan Vicente Del Álamo, quien como él mismo lo dice, no se arrugó ante la enfermedad, e inclusive logró crear negocios que con la ayuda de su esposa  Ana Isabel Nicolás, son el sostén económico de la familia.

El libro, 127 páginas,  es una inspiradora historia de esfuerzo y  fue publicado en el 2014.   Los cardiólogos españoles Isabel Coma y  Rafael Hernández de la Clínica Universitaria de Navarra confirman el caso de Juan Vicente Del Álamo como uno de los dos pacientes que existen en el mundo. Los especialistas incluyeron la historia en el libro Cambiando Corazones, Historia de seis trasplantes.

En nuestro país el doctor Ronald Mora conoce el caso y le asombra que una persona pueda tener   en su vida, nada menos, que cuatro corazones.

“La medicina moderna, las técnicas de las cirugías y los tratamientos preventivos para evitar el rechazo y el equipo impresionante de la Clínica Universitaria de Navarra muestran los  grandes avances en la medicina moderna, pero sobre todo es importante destacar la valentía del paciente”, menciona el médico, quien conoció a Juan Vicente en un viaje a España.