Desde que fueron juramentados el 12 de abril del año 2016, la Comisión Especial para la Depuración y Transformación de la Policía Nacional de Honduras, ha cancelado 4374 miembros de la Carrera Policial.

De estos 4374 oficiales, agentes y personal auxiliar, cancelados, 3016 fueron por reestructuración, 425 por justa causa, 27 por cumplimiento de período de disponibilidad, 855 por retiro voluntario y 24 por discapacidad total y permanente, y 27 por muerte y/o retiro obligatorio.

Hasta la fecha, se han pagado más de 700 millones de lempiras por concepto de prestaciones laborales y derechos adquiridos, a altos oficiales, agentes de escala básica y personal auxiliar que han sido cancelados en los últimos 16 meses de implementación del proceso de emergencia de depuración policial.

COMISIÓN ESPECIAL

La Comisión Especial para la Depuración y Transformación de la Policía Nacional de Honduras está conformada por el pastor Alberto Solórzano, presidente de la Confraternidad Evangélica de Honduras (CEH); Omar Rivera, coordinador general de la Alianza por la paz y la Justicia (APJ); Vilma Morales, ex presidenta de la Corte Suprema de Justicia (CSJ); y Julián Pacheco, Secretario de Estado en el Despacho de Seguridad, quien la preside.

La Comisión Especial fue creada mediante el Decreto Legislativo 21-2016, aprobado por el Congreso Nacional de la República, el que fue publicado en el Diario Oficial “La Gaceta” el 8 de abril, para redinamizar la estancada profilaxis y modernización de la Policía Nacional; el Decreto 21-2016 también declara emergencia nacional la depuración de la Policía Nacional y faculta a la Comisión, que durará un año, a separar a policías si no se reúnen los requisitos de idoneidad y confianza. Asimismo, el Poder Ejecutivo aprobó el Decreto Ejecutivo 29-2016, que le permite a la Comisión Especial y al Secretario de Seguridad, hacer una reestructuración en al andamiaje institucional de la Policía Nacional.

De acuerdo al decreto de emergencia aprobado por todas las facciones legislativas a inicios del mes de abril del presente año, la Comisión Especial en el proceso de depuración tiene las atribuciones 1) Determinar la idoneidad en el servicio como la confianza, capacidad, habilidad, aptitud, competencia, disposición y lealtad que debe poseer todo miembro de la carrera policial; 2) Implementar un mecanismo de seguimiento y supervisión de los procesos de los miembros de la Policía Nacional cancelados; 3) Remitir al Ministerio Público (MP) y al Tribunal Superior de Cuentas (TSC), los expedientes de las personas canceladas por la supuesta comisión de un ilícito; y, 4) Rendir Informe cada 3 meses al Congreso Nacional, sobre los avances del proceso de depuración.