A finales de abril estará terminado el puente de la primera calle de San Pedro Sula

48

Este día se realizó la última fundición de concreto en el puente elevado que está construyendo la municipalidad en la primera calle sobre la avenida Juan Pablo II, obra que beneficiará a más de 50 mil conductores que diariamente transitan por esta importante vía.
El puente tiene una longitud de 300 metros lineales y un ancho de 18 metros, con dos carriles de ida y dos de venida, y con esta fundición el proyecto avanza en un 90 por ciento, por lo que la obra estará concluida para finales de abril.

El jefe del Departamento de Construcción de Vías y Sistemas de la Gerencia de Infraestructura, Marlon Díaz, explicó que “hoy finalizamos la instalación de losas de concreto del puente y esta fundición es muy importante ya que prácticamente con esto el puente en su obra gris está construido, faltando únicamente lo que son las barreras laterales y centrales”.

El funcionario indicó que una vez concluidos dichos trabajos se continuarán con la señalización y la iluminación, tras agregar que esta obra es una solución vial muy importante para la ciudad, ya que facilitará el tráfico vehicular en esta arteria que es muy transitada.

Añadió que una vez que entre en funcionamiento el puente, los carros que circulan por la avenida Juan Pablo II, ya sea de sur a norte o viceversa, lo harán por el puente, y los vehículos que vienen y van hacia La Lima pasarán por debajo del puente elevado.

Detalló que con el puente elevado no habrá alto, por lo que se eliminará el conflicto vehicular que se registraba en dicha intersección, sobre todo en las horas picos, y el tráfico será más fluido en un 100 por ciento.
Díaz indicó que de acuerdo al diseño del puente elevado será diferente a los que se han construido en San Pedro Sula debido los cuales son con muros de tierra armada y rampa y este es de vigas y eso lo hace más atractivo para la ciudad.

Aseveró que esta obra se ejecuta gracias a la confianza que tienen los vecinos y vecinas en esta administración y que con esfuerzos honran sus tributos, los cuales son utilizados en obras que beneficien a los sampedranos y mejoren su calidad de vida.