Auto de Formal Procesamiento contra padrastro por asesinato de niño de 18 meses de edad

19

Tegucigalpa. Francisco Morazán. La Fiscalía Especial de Delitos Contra la Vida (FEDCV), presentó en Audiencia Inicial la carga probatoria científica y los indicios de responsabilidad penal que evidencian que Gustavo Adolfo Matamoros Zerón de una patada le dio muerte a su hijastro de 18 meses de edad, Caleb Sánchez Cruz.

Según las investigaciones, en las que jugó un papel preponderante Medicina Forense, el 9 de septiembre el ahora acusado llevó un biberón al niño cuando éste se encontraba en la casa de quien lo cuidaba, “al verlo el niño le levantó los brazos y él se lo llevó” relató un testigo.

La mañana transcurrió sin que el pequeño retornara a la casa donde su madre lo dejaba, por lo que la persona llamó varias veces a la puerta de la casa de habitación de Matamoros Zerón, quien no abrió la puerta, hasta que por otra vía se logró el acceso al inmueble donde el niño yacía aparentemente dormido, con una extraña palidez en su rostro, mientras la Dirección Policial de Investigaciones (DPI) hacía su trabajo junto al equipo que trabaja y procesa la escena del crimen.

Todos los relatos de los testigos sirvieron para que, el médico forense hiciera en detalle el reconocimiento del cuerpo del pequeño y en su informe manifestara que “el niño presenta una marca patrón en abdomen que según autopsia se muestra una acumulación de sangre en la cavidad torácica denominada hemoperitoneo, la cual es producto de un trauma directo abdominal, sustrayendo del cuerpecito del niño la cantidad aproximada de medio litro de sangre”.

En ese sentido, la conclusión de los patólogos forenses llevó al Ministerio Público a ordenar la detención del sospechoso quien posteriormente fue puesto a la orden de los Tribunales de Justicia por el delito de Asesinato en perjuicio del niño, y ya fue remitido a la Penitenciaria Nacional Marco Aurelio Soto.