Las autoridades de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH) resolvieron expulsar por 15 periodos continuos a 19 estudiantes que la noche del pasado 24 de mayo protagonizaron una toma en el edificio administrativo, conocido como Alma Mater.

Los estudiantes han sido sometidos a un proceso judicial acusados por los delitos de daños a las instalaciones físicas de la UNAH y de privación de la libertad de los agentes de la Empresa de Seguridad Privada del Aguán (ESPA).

La decisión, que se traduce en cinco años de expulsión,  fue notificada mediante un oficio por parte de la Secretaría de la Comisión Investigadora de la toma del edificio Alma Mater, al apoderado legal de los estudiantes, Fabricio Sandoval.