El Ministerio Público y la MACCIH presentan requerimiento fiscal contra cuatro diputados y una diputada

7

La Unidad Fiscal Especial contra la Impunidad de la Corrupción del Ministerio Público (UFECIC) y la Misión Contra la Corrupción e Impunidad en Honduras(MACCIH-OEA) anunciaron este lunes el resultado del primer caso de corrupción investigado completamente bajo el esquema de Equipo Integrados, en el cual participan fiscales e investigadores de Honduras, así como expertos internacionales.

A través de sus investigaciones, el equipo UFECIC-MACCIH descubrió una red de diputados que extrajo y se apropió ilegalmente de fondos públicos destinados a programas sociales que fueron desviados para uso personal.

“Los diputados y diputadas de la red se valieron de una ONG que recibía fondos para proyectos sociales de la Secretaría de Finanzas y del Congreso Nacional para estos fines”, apuntó.

Por ello presentaron el requerimiento para iniciar el proceso penal por lo delitos de malversación de caudales públicos y abuso de autoridad contra los diputados miembros de esta red: Héctor Enrique Padilla Hernández, Audelia Rodríguez Rodríguez, Augusto Domingo Cruz Ascencio, Dennys Antonio Sánchez Fernández y Eleazar Alexander Juarez Saravia. Además, se solicitó la suspensión inmediata de su calidad de diputados.

“Los diputados y diputadas solicitaban fondos al Poder Ejecutivo, estos eran entregados a la ONG, la cual enviaba los fondos públicos a los propios diputados. Los diputados y diputadas implicados en esta Red recibieron 15 cheques directamente desde la cuenta de la ONG Asociación Nacional de Productores e Industriales de Barrios y Colonias de Honduras  (ANPIBCH), la cual recibió varias transferencias desde la Secretaría de Finanzas por L. 3,300,000 (Lempiras), el 14 y 21 de diciembre del 2015. En total se trasladó a dicha ONG L. 8,300,000 (Lempiras)“, es decir, más de 6 millones 685 mil pesos, según se expuso en un comunicado de prensa.

“La UFECIC y la MACCIH, han seguido la ruta del dinero y se ha comprobado que los recursos públicos fueron desviados hacia los diputados, quienes no tenían ninguna autorización para recibir esos fondos, con lo que se perfeccionó el delito de malversación de caudales públicos.

“Esta modalidad delictiva ha drenado el dinero público destinado a proyectos sociales, permitiendo a los diputados y diputadas apropiarse ilegalmente de los recursos del país, a expensas del bienestar colectivo y de los sectores más vulnerables de Honduras.

“La UFECIC y la MACCIH inauguran el sistema hondureño anticorrupción con esta investigación a la Red de Diputados, cuyas ramificaciones la UFECIC y la MACCIH seguirán investigando. La modalidad de Equipos Integrados, permite avanzar en las investigaciones anticorrupción de manera científica y expedita.

“Corresponde ahora a los órganos de justicia actuar diligentemente sobre las pruebas presentadas por la UFECIC y MACCIH y asegurar que los responsables de actos de corrupción contra el patrimonio público sean condenados de acuerdo a la gravedad de los actos cometidos“, finaliza.