San Pedro Sula. Los días de sufrimiento, dolor y llanto llegaron a su fin con el cierre del Centro Penal de San Pedro Sula y hoy se abrió una nueva era de esperanza para los sampedranos y Honduras en general.
El presidente Juan Orlando Hernández, otras autoridades, líderes religiosos y miembros de la sociedad sampedrana en general participaron hoy en la Jornada de Sanación y Esperanza, frente al antiguo Centro Penal, que era considerado como la “universidad del crimen” y que el mandatario clausuró oficialmente ayer, sábado.
Al final de la jornada, el presidente Hernández, jóvenes Boy Scout y otros participantes en el evento protagonizaron un acto simbólico de demolición, con almádanas, de la estructura del antiguo centro penal de San Pedro Sula.
Luego, y también en un acto simbólico, el gobernante puso los primeros ladrillos del futuro proyecto que se construirá en el predio de la vieja cárcel y que será definido por los sampadranos mediante consulta popular.
Hernández recibió la pañoleta que lo acredita como Embajador Misionero de la Paz por parte de la Asociación de Scouts de Honduras, distintivo que se otorga a líderes mundiales comprometidos por la paz.
Con este hecho histórico la capital industrial del país empieza a escribir nuevas páginas cargadas de sueños e ilusiones.
El presidente Hernández pidió que “recuperemos a la San Pedro Sula que fue ciudad ejemplo en Centroamérica, y yo sé que podemos hacerlo y estoy listo para acompañarlos”.
El titular del Ejecutivo recordó que desde este recinto se gestaron actos dolorosos y tristes, pero sentenció que eso quedó en la historia.
Contó que “he conocido casos duros y testimonios de vecinos (sobre hechos) que se dieron en este lugar. La lección de vida es que nunca más permitamos que se descuide la seguridad del pueblo hondureño”.
Nuevos pasos
El gobernante hondureño apuntó que hoy se empieza a dar un paso cargado de ilusiones y de esperanza, que los días oscuros en San Pedro Sula han culminado y que hoy despierta un nuevo amanecer.
Consideró que este momento es un proceso de sanación, que implica “que no hemos estado bien y eso pasa por construir algo totalmente diferente”.
“Aquí debe de irradiar alegría y felicidad, que jóvenes talentosos puedan tener un pequeño anfiteatro para que los niños, jóvenes y adultos puedan disfrutar en familia”, apuntó Hernández.
El mandatario aplaudió la exitosa Operación Arpía, que se ha convertido un ejemplo para Latinoamérica, ejecutada en ocho fases , seis meses y 28 días, y que logró trasladar a 4,817 reos sin ningún incidente.
Un pasado oscuro
Por más de seis décadas este lugar fue la “universidad del crimen”, donde capos del narcotráfico, pandilleros y otros delincuentes del crimen organizado ordenaban extorsiones, asesinatos, secuestros y robos, pero eso es historia.
El mandatario exhortó a los titulares de las empresas privadas para que se sumen al proyecto que se levantará en el antiguo presidio, porque “aquí tenemos que construir algo bello y hermoso para los sampedranos”.
“Lo que se haga aquí en San Pedro Sula será un ejemplo para el mundo”, destacó Hernández.
Lluvia de ideas
El presidente Hernández aconsejó a los ciudadanos hondureños que empiecen a generar una lluvia de ideas para definir qué se va a construir en el antiguo Centro Penal.
“Quiero que todos los sampedranos digan qué es lo que debemos hacer en este predio. Deben colaborar y este predio debe ser un lugar próspero y ejemplo para Honduras y el exterior, y para nuestros hijos y los hijos de nuestros hijos”, comentó.

Frases del presidente Hernández
Lección de vida: “Yo quiero que vengan de otros pueblos del mundo, que están sufriendo lo que antes sufríamos, para que aprendan de este ejercicio nuestro”.
Operación Arpía: “Nunca en América Latina se habían hecho operaciones como la Operación Arpía y eso dice que tenemos capacidades que antes no teníamos”.
La prioridad: “Si no desmantelamos centros del crimen como este, el pueblo hondureño seguiría sufriendo crímenes de los más viles y mi prioridad es que mi pueblo pueda vivir en paz y tranquilidad”.
Instrucciones: “Desde hoy se giran instrucciones para que a madres, hijos, parientes y familiares de los privados de libertad, el Estado pueda proveerles oportunidades para que ellos puedan visitar a los privados de libertad donde se encuentren”.
Datos a tomar en cuenta
1. El sistema de centros penitenciarios en Honduras surgió en 1930.
2. La construcción del antiguo Centro Penal de San Pedro Sula se hizo por etapas.
3. Fue construido en las época de 1940, en 1956 fue inaugurado oficialmente y fue clausurado este 14 de octubre de 2017.