El Presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, y representantes de la sociedad de San Pedro Sula participaron hoy de la Jornada de Sanación y Esperanza en el antiguo Centro Penal de la región, con el objetivo de demoler la vieja obra y colocar la primera piedra de lo que será el nuevo proyecto en beneficio de la comunidad.

La Jornada de Sanación y Esperanza es acuerpada además por una Comisión Sampedrana Por La Paz, que a partir de hoy trabajará en conocer los criterios de la sociedad para determinar qué es lo que se necesita construir en el predio.

En el acto se llevó a cabo, una parte espiritual por parte de representantes de las iglesias católica y evangélica, para orar y pedir sanidad para una zona que en su momento fue considerada una escuela del crimen.

El presidente Hernández, principal gestor de la clausura del centro, acudió a la jornada en compañía de la Primera Dama, Ana García y autoridades de Gobierno y autoridades locales.

Posteriormente se realizó una jornada simbólica de demolición y de colocación de la primera piedra, en el objrtivo de cubrir el antes y el después del antiguo Centro Penal de San Pedro Sula.