Informe de la BBC acusa a élite de Honduras por violencia contra ambientalistas

193

El reconocido portal web, BBC Mundo dio a conocer públicamente ayer martes, un informe donde acusa a la élite hondureña de “estar detrás de muertes de ambientalistas”.

Así está el artículo:

“Treinta soldados, policías y civiles entraron a la fuerza a la casa de Ana Mirian Romero. Era la madrugada del 22 de octubre de 2015. Según denunció esta activista que se opone a un proyecto hidroeléctrico en tierras indígenas, los hombres “me torturaron a mí y a mi esposo y saquearon la casa”. Tenía 5 meses de embarazo”.

Ana Mirian pasó 11 días hospitalizada. Su cuñada Rosaura perdió su bebé en el ataque.

“El caso de Romero, de 29 años, es uno de los tantos que se dan en Honduras, el país más peligroso para los defensores del medio ambiente, y aparece en un informe que Global Witness”, enfatiza el informe.

Según el escrito de la BBC, “Esta organización no gubernamental asegura que detrás de la ola de violencia que ha dejado 123 activistas asesinados desde 2010 (90% de los ataques quedan sin resolverse) se encuentra parte del poder político y empresarial hondureño”

“No es fácil parar esto. Hay que trabajar mucho, cuidarnos y seguir en la lucha, denunciar lo que está mal, agarrarse de la fe que tenemos”, le dice Romero a BBC Mundo.

Las agresiones contra la ganadora el año pasado del premio “Front Line Defenders”, a defensores de los derechos humanos cuyas vidas corren peligro, comenzaron en 2010.

Hemos sido muy perseguidos y amenazados de que nos van a matar, un montón de cosas que nos dicen“, explica.

Pese a la situación dramática a la que se exponen los defensores del medio ambiente en el país, para Romero —a quien tras el ataque de 2015 la Comisión Interamericana de Derechos Humanos le otorgó medidas cautelares de protección— la situación ha mejorado.

“Ahora vemos que tenemos bastante apoyo”, agrega, “estamos más con valorcito para denunciar. Antes era más peligrosos, nosotros no podíamos ni hablar en contra”.

“Vinculados con una ola de violencia”

“El proyecto al que se opone Romero se le conoce como Los Encinos y, según Global Witness, está administrado por Arnold Castro, marido de Gladys López, legisladora, vicepresidenta del Congreso y presidenta del gobernante Partido Nacional”.

La ONG asegura que tres activistas indígenas que se oponían al proyecto murieron y que sus cuerpos fueron encontrados con indicios de tortura y descuartizados.

“Por ignorancia están deteniendo el futuro del país”, aseguró Gladys López. en 2015 tras las acusaciones de indígenas que aseguraban que buscaba “privatizar” el río Chinacla. Y agregó: “Cuando yo no se algo, yo pregunto. Ellos están molestos porque no se les da dinero y ni se les va dar”.

Hay otras personas ahí que están construyendo algunos proyectos, pero no soy yo”, se defendió en ese entonces.

Billy Kyte, jefe de campañas de Global Witness, pide una investigación sobre la congresista y su marido al recordar que la ley hondureña impide que los miembros del Congreso o sus cónyuges obtengan contratos o concesiones del Estado.

“Estamos viendo que las élites políticas y empresariales hondureñas están haciendo actos corruptos y delictivos para imponer proyectos económicos sin respetar la consulta de las comunidades afectadas”, le dice a BBC Mundo.

“Nuestra investigación demuestra que políticos y empresarios en Honduras están vinculados con una ola de violencia contra gente común que defiende sus casas y sus tierras de la imposición de proyectos mineros, hidroeléctricos y de agroindustrias”, añade en el informe.

Global Witness estuvo realizando su estudio durante dos años en base a documentos oficiales, testimonios de los afectados y otras fuentes.

Sobre el caso de la diputada, Kyte dice que una vez contactada no negó “el vínculo entre ellos y los proyectos, lo que sí niegan es cualquier vínculo con la violencia“.

BBC Mundo contactó al Partido Nacional para obtener un comentario sobre las acusaciones, pero no obtuvo una respuesta.

El caso Berta Cáceres

Otro de los casos que investigó la organización es el de la reconocida activista Berta Cáceres, asesinada en marzo pasado, quien hacía campaña contra la construcción de la hidroeléctrica Agua Zarca.