La carta de un abogado que se refiere a la muerte de su colega Eduardo Montes

126

La muerte del abogado Eduardo Montes generó el repudio de sus colegas. Entre ellos, destaca la carta que ha escrito el profesional del Derecho José Adalid Rodríguez, escribió un duro mensaje en su cuenta de Facebook, sobre el crimen del abogado Eduardo Montes Manzano.

 

AL ASESINO DEL ABOGADO MONTES.

No fui amigo de Montes pero me duele profundamente su muerte, como nos duele cada vez que asesinan impunemente un abogado en Honduras.

No sé qué delito haya cometido Montes, para que este troglodita lo haya asesinado de manera cobarde y horrorosa.

Los abogados somos como los médicos, auxiliamos con nuestro saber a cualquier persona, independientemente de quien se trate, esta es la esencia de nuestra profesión.

Este asesino, tendrá un abogado que lo defienda, y su defensor no tiene por qué ser asesinado por ejercer legítimamente su defensa.

En su juicio, este asesino, tendrá enfrente a los Jueces, los Fiscales, y su defensor, todos ellos abogados.

Nadie lo juzgará por su forma de pensar, de vestir, de ser o de actuar. Se le juzgará por el hecho cometido. Se juzga el acto, no el actor.

Tendrá derecho a un juicio justo, con todas las garantías judiciales que solo se puede ofrecer en un estado democrático de derecho.

Se le tendrá por inocente, mientras no pueda derivarse prueba de culpa en su contra.

Tendrá derecho a callar, a no autoincriminarse, a retractarse de una declaración impensada, tendrá múltiples derechos durante su juzgamiento.

Le dirá su defensor, que un crimen de odio, es un hecho agravado. Y que mejor calle…

Seguramente podrá arrepentirse de su monstruosidad e ignorancia, de su salvajismo y vileza.

Durante 30 años tendrá derecho a que un abogado le defienda cada vez que crea que le lesionan sus derechos humanos. Y allí cuando lo necesite, tendrá siempre un abogado que lo escuche y lo represente.

Se dará cuenta que los abogados no somos ni asesinos, ni sicarios, simplemente ejercemos una profesión para la cual estudiamos y juramos ejercer.

Qué lástima que todavía existan bestias como esta para quienes los abogados somos los culpables de todo.

No nos queda más que unirnos como gremio y ejercer nuestro legítimo derecho a defendernos utilizando la ley como la única arma legítima para hacer valer nuestro derecho al trabajo, a pensar diferente y a actuar con absoluta libertad.

Que termine la impunidad y absoluta agresión contra el gremio que se aplique la ley en toda su extensión, que se sienten precedentes para disuadir a los autores de estos deleznables asesinatos.

Nunca imaginé, hasta este día, que para muchos de estos especímenes, los abogados somos los culpables de todos los males de este país, y peor aún, que hayan personas que pretendan justificar este asesinato.

Desde un punto de vista jurídico, ninguna muerte se puede justificar por el desvalor de la acción contra legis… Mucho menos desde el punto de vista moral o ético, estos locos morales, hacen más daño que bien en cualquier sociedad…

TOMADO DE LA TRIBUNA.HN