Más de medio millón de lempiras en pérdidas tuvo la UNAH en su complejo deportivo

353

Más de medio millón de lempiras en pérdidas registró la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH) por la suspensión de eventos y programas en el Complejo Deportivo Universitario (CDU) entre junio y julio debido a la toma de las instalaciones.

El informe financiero presentado este lunes 15 de agosto por Olga Dubón, gerente administrativa del CDU, indica que durante ese período la institución dejó de percibir 543,114 lempiras, equivalente al 13 por ciento de los ingresos proyectados.

Según el documento, en lugar de recibir los 4 millones 52 mil 585 lempiras esperados por concepto de clases grupales, uso de la pista de atletismo, cursos libres de natación y alquiler de espacios, se captó únicamente 791,060 lempiras, afectando además el desarrollo de una serie de actividades académicas, deportivas y de vinculación nacionales e internacionales programadas para esas fechas.

Adicional a las repercusiones de carácter económico están las consecuencias cualitativas como desconfianza, falta de credibilidad, descontento y frustración de parte de los usuarios y clientes, por lo que se trabaja en algunas estrategias para revertir tal situación y atraer nuevos ingresos.

En ese sentido Dubón informó que se ampliará e innovará la oferta de servicios, se diversificarán los horarios de atención, se retomarán los procesos de negociación afectados y se fortalecerán.

Durante la reunión se presentó también el informe de la Vicerrectoría de Orientación y Asuntos Estudiantiles (VOAE), sobre ingresos no percibidos, el cual indica que los mismos ascienden a 320 mil lempiras a consecuencia de la no realización de la megaclase de baile ni la carrera del Día del Estudiante.

Asimismo la titular de la Secretaría Ejecutiva de Desarrollo de Personal (SEDP), Jacinta Ruiz, manifestó que cada mes la Alma Máter paga 140 millones de lempiras en salarios, monto que se suma a las pérdidas ya que mientras las instalaciones universitarias permanecieron cerradas, la mayoría de los empleados no laboró y sin embargo se les tuvo que pagar.

Las autoridades de la UNAH destacaron que la comunidad universitaria debe ser más consiente de los daños ocasionados en contra de la institución y de la población hondureña en general, y actuar con responsabilidad.

“Ha sido un daño no solo financiero, sino también a los diferentes programas de vinculación y a nuestra relación con diferentes sectores; es un impacto negativo para la institución”, lamentó la rectora Julieta Castellanos.