Fergie Sánchez, una niña de 12 años de Miami, se fue de vacaciones a Honduras en julio y tuvo que regresar al sur de Florida en un avión ambulancia.

La niña empezó a sentir fatiga y no podía respirar, le salieron manchas rojas en la cara y se le hincharon los pies y el estómago. En pocos días le diagnosticaron lupus, una condición en la que el sistema inmune ataca las células y tejidos sanos y puede dañar muchas partes del cuerpo, como los riñones, los pulmones y el corazón.

Pero en San Pedro Sula, en Honduras, no hay especialista para tratar su enfermedad, y Fergie, quien nació en Miami y es estudiante de Kinloch Park Elementary School, debió ser trasladada al sur de Florida de emergencia, acompañada de un equipo médico.

Ahora la familia busca ayuda para pagar la deuda de casi $19,000 por el avión y cubrir los costos del hospital Nicklaus Children’s Hospital, donde está internada la menor.

“Fergie está luchando, tiene un fallo renal porque sus riñones han sufrido mucho y entró líquido a sus pulmones. Ahora están determinando si necesita diálisis”, explicó su prima, Jamie Rodas. “Vivimos una angustia terrible, porque no podíamos pagar esos servicios hasta que nos ayudó Global Health Services, con la condición de que le paguemos $10,000 en un mes y el resto en cuotas”.

La familia organizó una campaña de recaudación de fondos en la página web gofundme.com/fergie-sanchez.

También la Organización Hondureña Integrada Francisco Morazán de Miami celebrará un festival este domingo, para recoger fondos para ayudar a la familia. El evento será en el Restaurante Patio Típico, en 4591 NW 36th St, Miami Springs. Se aceptará una donación de $20 por persona, que incluye una cena. Todos los fondos serán destinados a los gastos médicos de la pequeña, explicó Francisco Portillo, presidente de la organización. Portillo dijo que participarán gratuitamente artistas hondureños, nicaragüenses y argentinos, entre otros.

Rodas describió a Fergie como una niña fuerte, que a su corta edad ya ha enfrentado tragedias. Cuando Fergie tenía ocho años, sus padres decidieron mudarse a Honduras porque vivían en Estados Unidos sin documentos. Al poco tiempo de la familia llegar al país centroamericano, el padre de Fergie fue asesinado. Su madre, por temor a la inseguridad en su país, envió a su hija de vuelta a Miami a vivir con una tía.

“Ella quería que creciera en un lugar más seguro, con una mejor educación”, contó Rodas.

Ahora la familia está pidiendo una visa humanitaria para que la madre pueda venir a acompañar a Fergie.

“Fergie está resistiendo porque dice que quiere volver a ver a su madre”, dijo Rodas.