Por tercer día concecutivo Operación Medusa promueve acciones contra miembros de la Carrera Policial y Judicial

166

Por tercer día consecutivo, la Operación “Medusa”, que ejecuta la Fiscalía Especial para el Enjuiciamiento a Funcionarios y Servidores del Sector Justicia (FEEFS-SJ) y la Agencia Técnica de Investigación Criminal (ATIC), continúa tras funcionarios y servidores del Sistema de Justicia vinculados a delitos de corrupción.

En este contexto, un Bloque de Búsqueda de la ATIC dio captura a Marco Tulio Bulnes Ramírez, quien se desempeñó como Administrador de la Dirección General de Servicios Especiales Preventivos de la Policía Nacional, cargo que ostentó durante seis años y que utilizó para enriquecerse ilícitamente con cuatro millones de lempiras.

Según consta en el Requerimiento Fiscal, las declaraciones juradas de ingresos, activos y pasivos presentadas por el imputado, no concuerdan con su patrimonio e incremento de capital, aún y cuando, el Tribunal Superior de Cuentas (TSC) le dio la posibilidad de desvanecer esta responsabilidad por indicios de Enriquecimiento Ilícito.

Marco Tulio Bulnes Ramírez, fue capturado en las oficinas del Instituto Nacional Penitenciario (INP) de Tegucigalpa, donde actualmente se desempeña como Jefe de Presupuesto y será puesto a la orden de un Juez con Jurisdicción Nacional por parte de Agentes del Departamento de Operaciones Especiales, Apoyo Estratégico y Comunicaciones de la ATIC.

Paralelo a esta acción, la Fiscalía Especial para el Enjuiciamiento a Funcionarios y Servidores del Sector Justicia a dispuesto promover Antejuicio en contra del Juez Titular del Juzgado Departamental de Santa Bárbara, Juan de Dios Mondragón Barahona, a quien se le presume responsable de los delitos de Abuso de Autoridad y Violación de los Deberes de los Funcionarios en perjuicio de la Administración Pública.

De acuerdo a las investigaciones, el juzgador, contraviniendo la normativa penal vigente, dejó en libertad a un maestro de educación primaria acusado por el delito de Violación Especial en perjuicio de una niña de 12 años de edad, a la que producto del hecho dejó en estado de embarazo.

Juan de Dios Mondragón Barahona, de manera arbitraria, sobreseyó definitivamente al imputado, aduciendo que el hecho de que el procesado contrajera matrimonio con la víctima, era causal suficiente para excarcelarlo, pese a que éste permanecía recluido y las nupcias se celebraron 15 días antes de la Audiencia Preliminar.

Po otra parte, en un trabajo coordinado con la Fiscalía Regional de La Ceiba se logró poner a la orden de los Tribunales de Justicia al policía de investigación Vayron Roberto Valladares Medina, a quien se le supone responsable de los delitos de Violación de los Deberes de los Funcionarios y Ocultamiento y Destrucción de Documentos Públicos.

El uniformado habría desaparecido y quemado un expediente investigativo para favorecer a un miembro de la Estructura Criminal “MS” capturado en posesión de drogas y armas de fuego en la ciudad de La Ceiba.

Finalmente, vale mencionar, que la Operación “Medusa”, demuestra que el Ministerio Publico continuará su lucha para que la justicia se aplique por igual a todos los hondureños.