Presidente electo de Paraguay sin mayoría absoluta en el Senado

96

El presidente electo de , no logró la mayoría absoluta en el Senado, por lo que se verá forzado a buscar alianzas durante su mandato de cinco años, revelaron el lunes los cómputos oficiales del tribunal electoral.

En la elección de los 45 miembros del Senado el domingo, el partido Colorado (derecha) de Abdo Benítez obtuvo 18 bancas, contra 13 del opositor Partido Liberal y seis del izquierdista Frente Guasú (Frente Amplio), mientras otras fuerza obtuvieron las curules restantes. El oficialismo requería 23 asientos para dominar el Senado.

La victoria de Abdo Benítez fue considerada “irreversible” por Jaime Bestard, presidente del Tribunal Superior de Justicia Electoral (TSJE), quien la anunció cuando se llevaba escrutado el 96 % de las mesas electorales. Después, con el 99,48 % del escrutinio preliminar de las mesas electorales, Abdo Benítez logró el 46,44 % de los votos, frente al 42,74 % de Alegre, líder de la alianza opositora Ganar.

El escrutinio incluye a su candidato a la Vicepresidencia, el expresidente de la Cámara de Diputados Hugo Velázquez, uno de los hombres fuertes del partido.

El Partido Colorado logró también el triunfo en la mayoría de los 17 departamentos de Paraguay, cuyas gobernaciones también estaban en disputa, entre ellos el de Central, que representa el 25 % de los votos del país.

El exsenador se trasladó, tras conocerse el cómputo preliminar, a la sede de la Alianza Nacional Republicana (Partido Colorado), en el centro de Asunción, donde fue aclamado por centenares se seguidores en un ambiente de fiesta.

En su primer discurso como presidente electo, hasta que en agosto asuma la Presidencia, Abdo Benítez se comprometió a construir un país en unidad y sin divisiones que entorpezcan su proyecto. “Tenemos que construir un país con responsabilidad y seriedad, es lo que espera de nosotros el pueblo paraguayo”, dijo. Añadió que es el momento de “renovar nuestro compromiso que hemos hecho durante nuestra campaña, hoy se acaban las divisiones estériles, se acabó el debate, vamos a ser un pueblo unido”.

Abdo Benítez, que en ese acto estuvo acompañado por su esposa, por el presidente paraguayo, Horacio Cartes, y por legisladores y dirigente del partido, recordó como un “gran colorado” a su padre, quien fue secretario privado durante la dictadura de Alfredo Stroessner (1954-1989). “No puedo dejar de recordar a mi padre, que fue un gran colorado”, dijo “Marito”, como es popularmente conocido.

De hecho, antes votar a primera hora de la mañana en su colegio electoral, el candidato visitó la tumba de su padre, del mismo nombre que el hijo, en el cementerio asunceño de La Recoleta. Preguntado por ello, Abdo Benítez dijo a los periodistas que “nadie puede dudar de mi compromiso con la democracia. Me he ganado credenciales democráticas”.

Antes de que Abdo Benítez celebrara su victoria en la sede colorada, el candidato liberal Alegre compareció ante los medios en la residencia de un familiar en Lambaré, en el Gran Asunción, para anunciar que no se pronunciará sobre la victoria del conservador hasta que se conozcan los resultados definitivos.

“Valoramos los resultados del TREP (Transmisión de Resultados Electoral Preliminares) como lo que son, resultados preliminares”, dijo Alegre, acompañado de su candidato a la Vicepresidencia, Leonardo Rubin. “Vamos a analizar sobre resultados definitivos, no preliminares”, subrayó Alegre, que es además presidente del Partido Liberal, el mayor de la oposición.

En el mismo sentido se expresó Rubin, quien aseguró que ese 3 % de diferencia que dan los resultados preliminares indican “que el país quiere un cambio”. Ninguno de los dos aclaró cuándo esperan tener esos resultados ni si felicitarán al candidato ganador.