Tegucigalpa. El representante del Banco Mundial (BM) en Honduras, Giorgio Valentini, calificó como muy importante que las estrategias de defensa y seguridad implementadas por el actual Gobierno se conviertan en factores vitales en el crecimiento económico del país.

Valentini brindó sus criterios durante la entrega del Informe del Impacto de la Seguridad y Defensa en el Desarrollo de Honduras, por parte de las Fuerzas Armadas al presidente de la República, Juan Orlando Hernández.

“Es un informe muy interesante y muy importante para todos los que estamos aquí para buscar el desarrollo del país”, dijo Valentini.

Consideró como muy importantes los datos presentados en el evento por la viceministra de Finanzas, Rocío Tábora: “es claro que el año pasado se tuvo un avance enorme y se está en marcha para tener otro avance más grande”.

Agregó que “si las cifras dicen que el país, por ejemplo, está creciendo a casi cuatro por ciento este año, y puede seguir hasta seis, siete y hasta ocho por ciento, es un factor muy importante para eliminar la pobreza en Honduras”.

Es importante ver “cómo factores como la defensa y seguridad están ligados con el crecimiento económico, y ahora se va por buen camino, porque se busca eliminar la pobreza, pero igual atraer la inversión”, dijo el representante del BM.

Importante incidencia

El ministro por ley de Defensa, Fredy Santiago Díaz Zelaya, recordó que el 30 de mayo pasado el presidente Hernández ordenó que se realizara este estudio sobre el impacto de las estrategias de seguridad en el desarrollo del país.

“Ha sido un trabajo de investigación, pero ha servido para demostrar cómo los fondos que se invierten en materia de seguridad y prevención inciden para bien, en el bienestar y la seguridad de los hondureños”, dijo Díaz Zelaya.

Estabilidad y gobernabilidad

La viceministra de Finanzas recordó que el mayor crecimiento económico del país “está asociando con la estabilidad y gobernabilidad de Honduras”.

Tábora aseguró que los índices son muy buenos en sectores como la agroindustria, la construcción y la manufactura, entre otros, y añadió que incluso muchos productos que no han sido tradicionales hoy evidencian crecimientos importantes.

“Vamos por el buen camino; eso significa confianza, seguridad y justicia, estabilidad, bajas tasas de interés para el agro, inversión público y privada, entre otros factores”, dijo Tábora.

Dijo que Honduras quiere darle sostenibilidad a aspectos como innovar para crecer, acceso al crédito, plataforma logística, educación y salud, seguridad y defensa, estabilidad y confianza en el país, y transparencia y rendición de cuentas.

Impacto de defensa y seguridad

El gerente del Instituto de Previsión Militar (IPM), coronel José Ernesto Leva Bulnes, al exponer el impacto de la defensa y seguridad en el crecimiento económico, consideró que la ubicación estratégica de Honduras le favorece para buscar el desarrollo, por su posición bioceánica y geopolítica estratégica.

Ello está enlazado con seis grandes proyectos de infraestructura vial que ejecuta el Gobierno: los corredores Logístico, Turístico, Agrícola, Lenca, del Pacífico y el de Occidente.

Remarcó que los logros en defensa y seguridad, al 1 de junio de 2017, tienen que ver con la integración estratégica de la Fuerza de Seguridad IInsterinstitucional Nacional (Fusina), fortalecimiento de los aeropuertos, puertos y aduanas, fortalecimiento de la capacidad de respuesta, combate al crimen organizado nacional y transnacional, y fortalecimiento de la inteligencia del Estado, entre otros factores.

Leva Bulnes expresó que el estudio arroja que han sido positivos los esfuerzos al invertir en defensa y seguridad, existe una relación directa entre inversión y estrategias con la mejoría de indicadores como inversión extranjera, aumento en el PIB y disminución de homicidios, entre otros.

Por lo tanto, se consolida un mejor ambiente de seguridad ciudadana en el país, propiciando consideraciones favorables que tienen que ver con reducción de homicidios y estabilidad y gobernabilidad en el país, enfatizó.

Reducción de mora judicial

El presidente de la Corte Suprema de Justicia, Rolando Argueta Pérez, afirmó que en términos de seguridad, de la vida y la propiedad, la Organización Internacional del Trabajo cataloga cada país bajo cuatro aspectos: los países líderes, los países pragmáticos, los países convencionales y los países a los que les falta mucho por hacer.

“Honduras no está en el último escalón, porque lucha por convertirse en país líder”, dijo Argueta.

Entre las acciones emprendidas por el Poder Judicial, se trabaja “para el favorecimiento de la justicia, para contrarrestar temas como la extorsión, y gracias a la reformas en el Congreso Nacional ahora los jueces de competencia nacional pueden abordar esos temas y eso ha venido a calar de manera positiva en el trabajo de los jueces y los operadores de justicia”, dijo Argueta.

Reseñó que “hay un combate a la mora judicial; se ha reducido en más de 26 por ciento, eso significa más de 44,000 casos, de más de 200,000 que enmarcan ese problema judicial en el país”.

“Se agradece a la voluntad política del presidente Hernández por apoyar los cambios en el proceso judicial, por aspectos tan importantes como el factor económico, éticos, morales y otros factores trascendentales que nos servirán para ayudar y satisfacer a la sociedad”, dijo Argueta.

Un liderazgo claro y complementario

El presidente del Congreso Nacional, Mauricio Oliva, resaltó que “lo que está ocurriendo hoy es producto de haber tomado políticas públicas correctas”.

Oliva resaltó el liderazgo del presidente Hernández, porque si bien es necesaria la independencia de los poderes del Estado, debe haber una complementariedad que permita resultados positivos para el pueblo hondureño.

Calificó como muy positivo el esquema de comunicación y trabajo conjunto del Congreso Nacional con el Poder Ejecutivo, por ejemplo, en temas como el nuevo Código Tributario, el nuevo Código Procesal Penal, la Ley de Incentivo al Turismo y la Ley de Aeronáutica Civil, entre otras.

Oliva destacó el proceso de integración aduanera con Guatemala liderado por el presidente Hernández y las gestiones que se realizan para que Nicaragua y El Salvador se incorporen a ese esquema, así como el Plan de Desarrollo para el Golfo de Fonseca emprendido con estos dos últimos países.

El tiempo da la razón

El presidente Hernández dijo que al ver los resultados positivos “debemos reconocer que falta mucho por hacer y que no es suficiente”.

Mencionó que es muy importante recordar que en un momento Honduras y San Pedro Sula llegaron a ser el país y la ciudad más violentos del mundo, y por lo tanto “había que digerir las complejidades de la vida, para saber dónde queríamos estar en este tiempo, porque se miraba complejo e imposible”.

Como punto fundamental, el mandatario resaltó que “hasta el 1 de junio de 2017, estamos en 49 homicidios por cada 100,000 habitantes”, logro que refleja el avance desde que el país registraba 87 por cada 100,000 habitantes.

Siempre se dijo que la seguridad era clave y hoy se puede expresar que, aunque la seguridad refleje cero muertos por algún tiempo, la verdad es que nunca se debe olvidar, dijo Hernández.

El titular del Ejecutivo remarcó “los resultados del sector justicia, por ejemplo; el Poder Judicial no es el mismo en relación al que teníamos antes. Sucede lo mismo con la Fiscalía General de la República, y de igual forma sucede con la división de Inteligencia del país”.

También alabó la labor de las Fuerzas Armadas en defensa del pueblo hondureño, y “hoy el tiempo nos da la razón, de echar mano de la organización más robusta y de mayor prestigio con que cuenta el país, para trabajar a favor de Honduras y de su pueblo”.

La credibilidad de la Policía Nacional fue asfixiante en su momento, pero ante los cambios suscitados con los procesos de depuración y su fortalecimiento se nota que los resultados son más contundentes, añadió.

Hernández citó, además, la creación de cuerpos como la Fuerza Nacional Antiextorsión, que está dando resultados muy contundentes a favor del pueblo.

Independencia y complementariedad

Hernández dijo que en un momento no se entendía que la independencia, la complementariedad y el esfuerzo articulado del Estado podía ofrecer mejores resultados; después llegó la parte técnica y la creación de Fusina.

Recordó que Honduras solicitó el abordaje internacional de temas de seguridad con otros países, al grado que se ha logrado participar en iniciativas de progreso y en temas de desarrollo económico a nivel de la región.

Entre esas iniciativas regionales, la infraestructura vial implica mucho avance y ahora se logra el acuerdo con Nicaragua y El Salvador para llevar a cabo el Plan de Desarrollo para el Golfo de Fonseca, apuntó.

Ante la Unión Aduanera puesta en marcha con Guatemala, y las intenciones de adherirse de El Salvador y Nicaragua, “igual se debe pensar que Costa Rica y Panamá van a querer sumarse y eso convertiría a la región en la séptima economía más grande e importante de Latinoamérica”, aseveró.

Más crecimiento

Hernández afirmó que Honduras este año alcanzará un crecimiento económico de cuatro por ciento, algo que ya días no se lograba y que significa el despegue, “y a Honduras ya nadie lo va a detener en su desarrollo”.

Refirió que en Honduras quizá hubo generaciones que pensaron que no se podía lograr el cambio en el país, pero ahora viene la responsabilidad de sostenerse en el tiempo para aprovechar el momento que se vive.

“Al ver los resultados (del informe), podemos decir que sí se puede, y para todos los sectores (que participaron en su elaboración) va el agradecimiento”, concluyó Hernández.