Honduras Progreso sale bien librado al sacar un empate de oro ante Motagua

El Honduras Progreso salió bien librado del estadio Nacional al sacar la noche de este sábado un empate valioso 3-3 ante el Motagua en el primer pulso de la gran final del torneo Apertura de la Liga Nacional.

Vibrante, emocionante, cardíaco, lírico, goles, adrenalina, expulsiones, garra, actitud, las tribunas llenas… de todo se conjugó en una noche para el recuerdo porque para algunos, cuando el Honduras se quedó con diez hombres muchos seguramente pensaron lo peor.

 

Y más aun cuando el Motagua comenzó  a alzar vuelo con tan imponente actitud que más adelante fue un espejismo. Fue la noche de los goles y las emociones al límites.

La palabra partidazo se queda corto ante 90 minutos delirantes. Cuando un equipo como el Honduras Progreso te pone el oficio hace que el rival se vea tan vulnerable aun cuando estas arriba en el marcador. Motagua lo padeció, lo sufrió  y por dormidos terminaron fastidiados.

No había pasado ni 15 minutos cuando el arbitro Said Martínez comenzó a hacer justicia y expulso al defensa Juan Ángel Delgado. Parecía el derrumbe del Honduras Progreso, ja, para nada, ellos la actitud hizo que cayera el primero gol.

Marlon Licona se fue a casa con mucho fastidio seguramente porque en ese primer gol cometió un error de barrio al salir jugando en corto con Júnior Izaguirre, el pase para el capitán no fue el mejor sobre todo con Ángel Tejeda respirándole en la nuca y ante el apuro terminó cediéndole el balón a Fredixon Elvir, quien no perdonó y de zurda marcó el 1-0.

Pero en una final y cuando te hacen un gol tu cancha y ante tu gente no queda mas que reaccionar y fue lo que hizo Motagua. Tardaron ocho minutos despues del primero golpe en contra cuando reaccionaron logrando asi el empate.

Un balonazo de Montes desde la defensa, la pelota le quedó a Israel Silva, este presionado por Pastor Martínez remató, el beliceño Woodrow West rechazó, pero con tan mal fortuna que Eddie Hernández, atento al rebote, apareció como fantasma y de zurda mandó el esférico al fondo de la red (1-1).

La fiesta de goles apenas comenzaba. El descanso no iba a llegar sin antes no marcar cinco goles. El 2-1 de Motagua llego con un centro desde la izquierda de Omar Elvir, fue el molde perfecto para Eddie, quien anticipó en el salto a Zaldívar y con un certero cabezazo marcó el 2-1, con todo y la dedicatoria para Arnold Peralta, asesinado el jueves anterior en La Ceiba.

Aun herido, Honduras puso el pecho y se fueron al ataque, por eso a los 38 minutos lograron el 2-2. Mango Sánchez ejecutó un tiro libre, que alcanzó a rozar Cálix, el balón siguió su curso y tras una serie de rebotes finalmente le quedó en el botín derecho a Franklin Morales, quien no falló.

Y ya cuando moria el primer tiempo llego el 3-2 de los azules. Vergara centró para Eddie, este con una de lujo habilitó a Silva, quien definió con gran categoría el 3-2.

Tras el descanso y con el 3-2 aun en la pizarra, Honduras se animo y mantuvo su impetu. Morales habilitó a Fredixon, quien recepcionó la pelota y de pierna cambiada anotó el 3-3.

Ya no habia mas tiempo, Honduras ya habia logrado su objetivo. Ahora le tocara recibir al Motagua este sabado 19 de diciembre para saber quien es el nuevo campeon. Con lo ocurrido hoy nos hace pensar que en El Progreso habra una batalla epica.