Incendios desatados en el Amazonas, los mayores registrados en los últimos años

La selva el Amazonas, que produce el 20 por ciento del oxígeno en la atmósfera terrestre y alberga innumerables especies de flora y fauna, arde en llamas.

Una cifra de 500 mil hectáreas se han quemado en 16 días.

Los incendios en la región han aumentado más del 80% en comparación con el mismo período de 2018, según el Instituto Nacional de Investigación Espacial (Inpe). Hasta ayer se reportaron 72,843 incendios en Brasil.

El humo de los incendios llega hasta la costa atlántica de Brasil. El “frente frío” proveniente de los vientos marítimos ha perjudicado el fenómeno.

Además de la estación seca, que también incide en que se generen incendios, los agricultores queman ilegalmente tierras para dedicarlas a la cría de ganado.

El programa de Observación de la Tierra de la Unión Europea publicó en Twitter el alcance los incendios forestales en la selva.

¿Nos afecta a todos?

Claro que sí. El Amazonas es la selva más gran del mundo y es una reserva vital de carbono y oxígeno que ha ayudado a hacer más lento el proceso del calentamiento global.

El Amazonas es el hogar para el 10% de las especies del mundo, incluidas 2.5 millones de especies de insectos. Además, posee una gran variedad en flora.

La pérdida por los incendios en esta selva, que crea humedad, podría generar que se seque mucho más y reduciría aún más la lluvia a nivel global. Las sequías afectarían la producción de los alimentos en todo el mundo.

El aumento de sequías y del calentamiento global también provocaría un aumento de la contaminación ambiental y cambios climáticos drásticos.

El cambio climático, las décadas de tala y la limpieza de tierras provocada por incendios forestales intencionales han provocado sequías récord en 2005, 2010 y 2015-2016.

En redes sociales, han circulado imágenes de los daños generados por el incendio. Además, miles de personas han hecho un llamado a las autoridades para detener este siniestro.