India: Aumentan en casi un 500% las denuncias por ataques de ácido

98

En 2014 se registraron en la India 309 denuncias por ataques con ácido, lo que supone un aumento del 468 % respecto al año anterior, según informó hoy a Efe una fuente de la Agencia Nacional india de Registro de Crímenes (NCRB).

Un portavoz de la NCRB, Arvi Singh, aseguró que de acuerdo con los datos “provisionales” de que disponen, el año pasado 309 víctimas de ataques con ácido denunciaron lo sucedido, un dato que contrasta con las 66 denuncias presentadas en 2013, o las 85 de 2012.

Sin embargo, fuentes del Ministerio de Interior indio y de la propia NCRB detallaron que a pesar de las 309 denuncias, la Policía india solo arrestó a 208 personas, según recoge hoy el diario local Indian Express.

De acuerdo con ese medio, la región del gigante asiático donde más denuncias se registraron fue el estado norteño de Uttar Pradesh, con 185 casos, seguido de Madhya Pradesh (centro), con 53.

Suneet Shukla, portavoz de Stop Acid Attacks, la principal asociación india en la lucha contra esta lacra, aseguró hoy a Efe que el aumento de las denuncias “no se debe a un incremento de los ataques, sino a una nueva legislación más favorable” a las víctimas.

“Aunque no dispongo de datos sobre el número total de ataques con ácido que se producen, estoy seguro de que han ido descendiendo, (…) debido sobre todo a las numerosas campañas de concienciación” hechas a lo largo del país, explicó Shukla.

El Tribunal Supremo de la India endureció en 2013 la venta de ácido y dictaminó que el Gobierno debe compensar a cada víctima con 300.000 rupias (5.029 dólares), aunque Stop Acid Attacks critica que esas medidas no se han llevado a la práctica.

En el país asiático estos ataques se cometen sobre todo contra mujeres como venganza generalmente en relaciones sentimentales, en un país donde el ácido es muy accesible, solo cuesta unas 30 rupias (medio dólar) y es frecuentemente utilizado en la limpieza de retretes o tuberías.

La ley castiga estos actos con entre ocho y doce años de cárcel.