Indicadores internacionales habían pronosticado cierre de empresas