Indignación en Francia tras negativa de alcalde a enterrar a bebé solo porque es gitana

CHAMPLAN, FRANCIA. La supuesta negativa del alcalde de un municipio de los suburbios de París a enterrar a una bebé gitana, originaria del este de Europa, que murió el día de Navidad generó indignación en Francia y forzó al funcionario local a dar explicaciones.

“Negarse a dar sepultura a un niño debido a sus orígenes es un insulto a su memoria, es un insulto a lo que es Francia”, denunció el domingo en su cuenta de Twitter el primer ministro socialista, Manuel Valls.

La bebé, llamada Maria Francesca, cuyos padres residen en un campamento gitano en el municipio de Champlan, murió por causas naturales en la noche del 25 de diciembre en el hospital de la localidad vecina de Corbeil-Essonnes.

A petición de sus padres, la empresa fúnebre de Corbeil contactó a la alcaldía de Champlan para solicitar permiso para enterrarla en el cementerio local, a lo cual el consistorio se negó, sin dar explicaciones, afirmaron varias fuentes a la AFP.

Este domingo Christian Leclerc, alcalde de Champlan, declaró a la AFP que “en ningún momento” se opuso al entierro y afirmó que enviará un mensaje de condolencias a la familia.

El fin de semana Leclerc fue citado por el diario Le Parisien, atribuyendo su negativa al hecho de que habían “pocas plazas disponibles”.

“Se le da prioridad a los que pagan los impuestos locales”, agregó el funcionario, que afirma que estas declaraciones fueron malinterpretadas por el periódico.

La bebé será enterrada el lunes en otro municipio cercano, el de Wissous.

Estos hechos generaron mucha controversia entre las asociaciones de derechos humanos, las organizaciones contra el racismo y de apoyo a los gitanos, una comunidad de unas 20.000 personas en toda Francia.