Habrían identificado a uno de los que estuvo detrás del ataque a River

9

Sancionado Boca, la mayor incógnita que dejó la agresión contra River del último superclásico es quiénes fueron los agresores que lograron entrar un gas pimienta casero a la cancha y arrojarlo a través de la manga por la que salían los visitantes.

La dirigencia del club “xeneize” aportó dos nombres como posibles autores del hecho. En su edición de este domingo, el diario Perfil dio a conocer uno de ellos: Adrián “Panadero” Napolitano, un barrabrava de segunda línea que hace unas semanas se peleó con la conducción del grupo de violentos que encabezan Rafael Di Zeo y Mauro Martín.

Distanciado de la conducción oficial, Napolitano y los suyos habrían tenido intención de lograr un hecho que le diera repercusión a su facción para demostrar su poder ante la Comisión Directiva y el resto de los barras. Fuentes policiales señalaron al diario que existe una escucha telefónica de unos días antes del superclásico en la que puede oírse hablar a dos barras no identificados que anticipaban “una sorpresa”.

En principio se pensó que el “Panadero” podía ser un hombre que en los videos del ataque aparece con gorro amarillo como en la fotografía. Pero, al ver las imágenes con detención, queda en claro que es una persona mucho más joven y menos corpulenta que él.

Según Perfil, Napolitano respondía hasta hace poco a la conducción de Marcelo Aravena, uno de los referentes de “La 12”, puntero político de Lomas de Zamora y dueño de algunos puestos de la feria La Salada. Marginados por el regreso de los históricos Di Zeo y Martín, Napolitano y su facción habrían decidido el ataque para levantar su perfil.

El otro nombre señalado como parte del ataque es Federico Blanco. Formalmente no figura en ningún archivo como parte de la barra de Boca, pero su prontuario no está limpio: acumula una serie de ilícitos que no lo hacen precisamente un santo.

Anoche, el Ministerio de Seguridad de la Nación investigaba el posible vínculo de otros dos integrantes de “La 12”, Facundo y el “Mono” (sus apellidos no trascendieron), con el ataque que dejó a cuatro jugadores de River con problemas de visión y quemaduras en el cuerpo.