Inmigrantes que permanecen en un campamento de carpas cerca de la frontera entre Estados Unidos y México, serán beneficiados por la administración de Biden.

En Matamoros, México, un grupo de inmigrantes han permanecido refugiados en un campamento de carpas, a la espera de una pronta solución para lograr el objetivo de cruzar a Estados Unidos, pues en la era de Trump se les exigió permanecer en México hasta que se aclarara su fecha de una cita en la corte de inmigración de Estados Unidos.

En condiciones deplorables y miserables han permanecido este grupo de inmigrantes, quienes han establecido en los últimos años una carpa en Matamoros. Los defensores han dicho que está situación es una crisis humanitaria como resultado de las duras políticas del gobierno de Trump.

Estos inmigrantes serán admitidos a Estados Unidos, bajo un proceso que se tratará de llevar lo más rápido posible con el trabajo que se realizará bajo una asociación con el gobierno de México. Los recién llegados al campamento no podrán ser beneficiados a través de este proceso.