Inventan método que podría frenar la plaga tropical que amenaza los plátanos de todo el mundo

Un grupo de investigadores de la Universidad de Wageningen (Países Bajos) ha lanzado esta semana —en colaboración con el productor y distribuidor suizo Chiquita— la primera cosecha mundial de plátanos que crecen sin tierra, dentro de un proyecto científico destinado a frenar una plaga tropical mortal conocida como mal de Panamá o fusariosis del plátano. Desde el mes de julio, el problema se está extendiendo a través de los cultivos de la banana Cavendish en todo el mundo, de acuerdo con el diario Financial Times.

La enfermedad, provocada por el hongo Fusarium oxysporum, afecta a las raíces de las plantas, y ya se ha propagado por los continentes asiático y africano, América Central y Australia. Si el mal llegara a América del Sur, el Cavendish, la variedad más vendida y consumida y que representa el 95% de todas las unidades vendidas en nuestro en el mundo —lo que se traduce en 36.000 millones de dólares— podría estar en peligro.

«El núcleo de nuestra estrategia es diversificar la producción de plátanos», explicó Gert Kema, experto en producción mundial de plantas de esta universidad neerlandesa. Este profesor y sus colegas también están trabajando en programas de mejoramiento de dicha fruta utilizando variedades de bananas silvestres, que son resistentes a esta enfermedad.