Inversionistas extranjeros podrían abandonar el país