Invest-H: Programas de desarrollo rural impulsan el crecimiento de los productores del campo

Tegucigalpa, 5 de mayo. Con el fin de impulsar el crecimiento de la zona rural mediante diferentes obras que beneficien a los pequeños productores, Inversión Estratégica de Honduras (Invest-H) implementa una serie de programas de mucho beneficio para la población del campo.

Entre esas iniciativas se destacan proyectos como el de Competitividad Rural (ComRural), que es implementado en el marco del programa de Alianza para el Corredor Seco (ACS) y el cual beneficia a siete departamentos.

Según información de la Comisión Interventora de Invest-H, el objetivo de ComRural es “contribuir a incrementar la productividad y rentabilidad de 6.318 productores y productoras organizados en asociaciones, cooperativas, empresas asociativas y otros esquemas organizativos, a los que se les apoya para que mejoren sus ingresos y sus condiciones de vida, a través del impulso de cadenas de valor agroalimentario”.

Hasta la fecha se han apoyado 37 planes de negocios ubicados en diferentes departamentos del país, como Choluteca, El Paraíso, Colón y Ocotepeque, entre otros.
Asimismo, han sido generados 7.200 nuevos empleos dentro de las organizaciones de productores, así como también han sido creados 2.040 empleos permanentes durante la implementación de planes de negocios.

El total de 4.596 millones de lempiras aprobados por el Congreso Nacional para Invest-H está distribuido en diferentes programas y proyectos en el territorio nacional.
De esos fondos, 2.593 millones de lempiras han sido destinados para la conservación del patrimonio vial, siendo este el porcentaje mayoritario con el 56%.

El segundo programa con mayores fondos es el de infraestructura vial mediante fondos externos, con 1.173 millones de lempiras, que representan el 26% de los fondos aprobados.

Además, 757,4 millones de lempiras han sido destinados para el desarrollo del área rural en diferentes partes del país, siendo este el 16% de los fondos aprobados, y 72,7 millones han sido aprobados para la emergencia por covid-19, representados con un 2%.

Alianza para el Corredor Seco
Otro de los programas enfocados al desarrollo rural es el de la Alianza para el Corredor Seco, cuyo objetivo es mejorar las condiciones de seguridad alimentaria y nutricional de los hogares vulnerables en lugares geográficos seleccionados del Corredor Seco.
El proyecto brinda asistencia técnica y apoyo financiero para el financiamiento de subproyectos orientados por la demanda para una meta final de 12.000 hogares clasificados en extrema pobreza y pobreza.
Los hogares por apoyar se encuentran dispersos en 25 municipios de los departamentos de Choluteca, El Paraíso y Francisco Morazán, en el denominado Corredor Seco.

Según información brindada por la Comisión Interventora de Invest-H, “el proyecto incluye tres componentes: 1. Producción de Alimentos y Generación de Ingresos, que se orienta a incrementar los ingresos y la disponibilidad de alimentos de calidad en los hogares”.

“Como segundo punto está la Educación Nutricional e Higiene dentro del Hogar, que se orienta a mejorar las prácticas nutricionales especialmente en mujeres y niños”, añadió Invest-H
“Dentro del tercer componente está la Gestión, Monitoreo y Evaluación, el cual está orientado a facilitar la implementación del proyecto dentro de las comunidades del país”, indicó.

Este programa es parte de una donación recibida por el Gobierno de Honduras por parte del Programa de Seguridad Alimentaria y Agricultura Global (GAFSP, siglas en inglés), a través del Banco Mundial, y es ejecutado a través de la Alianza para el Corredor Seco (ACS).

Hasta la fecha se ha beneficiado directamente a 11.454 hogares únicos mediante la entrega de bienes y servicios de asistencia técnica.
Asimismo, se han atendido a unos 3.297 niños menores de 2 años, quienes están asistiendo a control de crecimiento, y se han formulado Planes de Nutrición Comunitaria beneficiando a 316 comunidades.

Acceso al crédito agrícola
Otro de las importantes labores llevadas a cabo por Invest-H es por medio del acceso de los productores al crédito agrícola, ya que con estos fondos se facilita el otorgamiento de créditos a través de diferentes intermediarias financieras que apoyan a más de 11.000 pequeños y medianos productores y productoras.
Hasta marzo de 2021, se han registrado 1.824 préstamos que se encuentran vigentes, otorgando créditos por un monto de aproximadamente 99,1 millones de lempiras, con los que se facilita el acceso al crédito agrícola a medianos y pequeños emprendimientos rurales.

El objetivo de estos proyectos por parte de la Administración Hernández es impulsar el sector agrícola del país, por medio de créditos que fortalezcan el deseo de emprender y de esta forma apoyar a generar más empleos que signifiquen dinero en el bolsillo de las personas y comida en sus mesas.

Alianza para el Corredor Seco-USAID
Desde los inicios de la Alianza para el Corredor Seco en el año 2014, los diferentes proyectos se han alineado con esa intervención multi-cooperante, especialmente con la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), donde se han establecido inversiones sistemáticas en riego y agricultura protegida que se constituyen en los elementos centrales de una estrategia de producción rápida de alimentos.

Según información de la Comisión Interventora, “ACS–USAID logró la instalación de 3.150 hectáreas de riego en 313 distritos, distribuidos en los departamentos de Intibucá, Lempira, La Paz, Ocotepeque, Copán y Santa Bárbara con más de 10.000 productores que en este momento se han constituido en un pilar para contribuir a la seguridad alimentaria del país”.

Los productores en los distritos de riego reciben asistencia técnica de parte de ACS-USAID para la programación de siembras, preparación de suelos, implementación de buenas prácticas agrícolas, post cosecha e inocuidad de los alimentos.

Como parte de las medidas de reactivación económica del sector agroalimentario, el Gobierno de la República decidió brindar esta asistencia con el fin de brindar apoyo a los distritos de riego, siembras escalonadas de granos básicos, frutas y hortalizas, instalación de macro túneles para hacer más intensa la producción de hortalizas y medidas de inocuidad y bioseguridad en la cadena de alimentos hacia las grandes ciudades.