joven alérgica a los cacahuates falleció luego de besar a su novio

Myriam Ducre-Lemay presentaba una alergia severa a los cacahuates desde 2012, pero su novio lo desconocía, así que cuando se besaron comenzó a tener dificultades para respirar y pese a que usó su inhalador, todo fue en vano.

La ambulancia llegó en menos de ocho minutos, pero ya no hubo nada por hacer, Myriam sufrió una parada cardiorrespiratoria y murió en cuestión de segundos.

La canadiense murió por anafilaxia y según informan algunos medios locales, la joven sabía que era alérgica a este alimento y siempre evitaba consumirlo. Sin embargo, esta medida de precaución básica no le ayudó.

Un informe del juez de instrucción sobre el caso, que acaba de hacerse público, demostró que Myriam nunca le había hablado a su novio de su alergia y que había comentado a otras personas que creía que su sensibilidad alérgica había disminuido.

Además, no llevaba la pulsera de alerta médica ni un autoinyector, dos medidas que se recomiendan a las personas con esta clase de problemas, cita el canal CTV News Montreal.

El periódico El imparcial informó que una conclusión forense sobre las circunstancias de la muerte de Ducré-Lemay, indica que el beso fue la causa inmediata del desarrollo de la anafilaxia, que los médicos no fueron capaces de revertir. “Mientras Myriam se preparaba para acostarse en el dormitorio de su novio, situado en el sótano, él se comió una tostada con mantequilla de cacahuate —detalla el auto—. Cuando regresó a su habitación, intercambió besos con Myriam”.

La joven se sintió mal inmediatamente después de aquellos besos; aspiró la bomba de Ventolín, pero esto no le ayudó. A continuación se desmayó cuando intentaba avisar al 911. Fue el novio quien contactó con los servicios de emergencia y los médicos acudieron a su vivienda ocho minutos después. Ducré-Lemay fue trasladada a un hospital, pero no pudieron salvarla.

Según estableció el Servicio Pediátrico de Alergia, Inmunología y Dermatología del Hospital Infantil de Montreal, los alérgenos del cacahuate pueden permanecer en la saliva de una persona durante aproximadamente cuatro horas. Este plazo puede ser reducido a media hora si la persona que ha comido cacahuates se lava los dientes.

RT informó que ahora la madre de Myriam quiere atraer la atención pública al caso, aparentemente único, para que nunca se repita una muerte de esa forma.