Jóvenes emprendedores ya cuentan con centro especial de aprendizaje en Gracias

El presidente Juan Orlando Hernández inauguró y entregó este viernes a la población el Centro Aprender para Emprender del Instituto Ramón Rosa, ubicado en la colonia Mejicapa de la ciudad de Gracias (Lempira), proyecto ejecutado a través de la Secretaría de Desarrollo Comunitario, Agua y Saneamiento (Sedecoas), con el referido proyecto se busca la reactivación de la economía a través de la generación de emprendimientos y microempresas de artesanía. La inversión total en el proyecto es de 4.483.597,09 lempiras.

A la vez, con el Centro Aprender para Emprender se promueve el mejoramiento de las condiciones de vida de la población y, en particular, de más de 1.200 personas, entre alumnos y docentes del Instituto Ramón Rosa.

Un importante avance
El alcalde de Gracias, Javier Enamorado, dijo que con el centro se busca promover los emprendimientos en los jóvenes y que es un gran avance en materia de educación.

«Lo vemos con mucho agrado en favor de las nueva generaciones, para mejorar el nivel académico de la juventud, y en este momento en el que los emprendimientos son más que necesarios», dijo Enamorado.

El director del Instituto Ramón Rosa, Luis Tejada, afirmó que «es un gran avance educativo el que tenemos con este centro; es un importante paso para promover el emprendedurismo entre los jóvenes. Es una gran respuesta la que da su Gobierno y la agradecemos, señor presidente».

Lesby Villamil, una de las estudiantes que se beneficiará con el nuevo centro, agradeció en nombre de la comunidad estudiantil del Ramón Rosa porque les concedieron un proyecto que mejorará el nivel académico de todos los que estudian en el importante centro educativo.

La necesidad de emprender
El presidente Hernández recalcó que el Centro Aprender para Emprender es un importante ejemplo del nuevo esquema educativo que se debe llevar a cabo ahora en Honduras.

Expresó que hoy se ha hecho más que necesario enseñar a los alumnos a emprender y dijo sentirse feliz de ver el tipo de instalaciones que queda en el Instituto Ramón Rosa en favor de las nuevas generaciones.

«Encontramos aquí en este tipo de proyecto un impulso importante para el joven que quiere emprender, una necesidad que se ha hecho más que evidente en estos tiempos», dijo Hernández.

El ejemplo del Corredor Seco
El gobernante recordó que en el Corredor Seco se le enseñó a la gente a que valorara el agua, que construyera reservorios para mejorar la agricultura con sistemas de riego, y debido a ello hoy cosechan 25 millones de libras de vegetales mensuales, de productos que incluso antes se importaban.

Según el mandatario, muchas familias del Corredor Seco han salido de la pobreza gracias a que han puesto en práctica nuevos esquemas de agricultura inteligente, y el hecho de que el Instituto Ramón Rosa dé este paso «es favorable para generar mecanismos de producción, incluso de exportación a países vecinos».

Hernández es del criterio que el Estado debe generar empleo, promover que la gente obtenga su casa, y los beneficios para los productores, razones por las que hoy se cuenta con Agrocrédito a 5.0 % y esquemas de vivienda social también a 5.0 % para fortalecer la economía de Honduras.

Para Hernández, es de aprovechar este momento que vive Honduras porque, pese a ser un momento difícil, hay muy buenas perspectivas, porque hay un fuerte respaldo para sectores claves de la economía.

Fomentar los emprendimientos
El proyecto consiste en la construcción de dos edificios en los que funcionarán plantas procesadoras de lácteos y de café.
De igual forma, se crearon nuevos sistemas pluviales, agua potable y aguas negras, además de una bodega y la colocación de un tanque elevado para el almacenamiento de agua.

El centro, que se ubica en la colonia Mejicapa, de Gracias, pretende potenciar el funcionamiento de la finca modelo a través de la incorporación de equipamiento físico-especial requerido como aporte para el sistema educativo del sector.

A la vez, tiene como objetivo brindar áreas adecuadas para llevar a cabo cada uno de los procesos de la producción de lácteos y de café.

También se ha propuesto fomentar el emprendedurismo en los jóvenes de la zona y empoderar a las comunidades (padres de familia, docentes y alumnos) en los proyectos que se desarrollan, buscando además que velen por el buen uso de las instalaciones que se están entregando.