La Copa Libertadores: un reto de seguridad para Madrid

97

AFP. Después de la violencia en Argentina, Madrid se blindó de urgencia con un triple cordón de seguridad y 4.000 agentes movilizados para acoger la vuelta de la final de la Copa Libertadores entre River Plate y Boca Juniors del domingo.

El desenlace de la histórica final comenzará a las 20:30 horas de la noche (hora peninsular de España) en el estadio del Real Madrid, el Santiago Bernabéu, a 10.000 kilómetros de Buenos Aires, donde estaba prevista su celebración el 24 de noviembre.

Pero el ataque al autobús de Boca Juniors cuando llegaba al estadio Monumental de River que dejó a dos jugadores heridos frustró el programa.

El encuentro fue primero aplazado, después suspendido y finalmente llevado fuera de Argentina por la Conmebol.

Escogida el 29 de noviembre como ciudad de acogida, Madrid se afanó en un tiempo récord en organizar un dispositivo de seguridad draconiano para esta final de alto riesgo.

– Despliegue policial masivo –

Ya sea llegados de Argentina, de España o de otros rincones del mundo, se esperan miles de hinchas argentinos en Madrid el fin de semana.

El viernes a media mañana, al menos 5.500 boletos de un total de 10.000 se habían vendido del contingente reservado para Argentina.

Además, más de 40.000 se pusieron a la venta en internet para los hinchas residentes en el extranjero, 20.000 para cada club.

El dispositivo de seguridad es excepcional: alrededor de 4.000 agentes entre policías nacionales, municipales, seguridad privada contratada por el Real Madrid, Cruz Roja y servicios de emergencia.

Sólo la policía nacional movilizará a más de 2.000 efectivos, más que los desplegados para la final de la Liga de Campeones celebrada en Madrid en 2010 o para el “clásico” Real Madrid-Barcelona celebrado cinco días después de los atentados de París en 2015.

– “Barras bravas” bajo vigilancia –

El principal temor es la llegada de integrantes de las “barras bravas”.


Entre 200 y 300 aficionados “particularmente violentos” de cada equipo han sido identificados por las autoridades españolas y argentinas, declaró el delegado del gobierno español en la región de Madrid, José Manuel Rodríguez Uribes.

Algunos podrían ser directamente reenviados a Argentina una vez aterrizados si tienen “delitos graves” en su expediente judicial, aseguró.

De hecho, un líder de la barra brava de Boca, aterrizado el jueves en el aeropuerto de Madrid, ya fue deportado a Argentina.

José María Benito, portavoz del sindicato de policías UFP, aseguró el viernes a la radio Cadena Ser que los radicales “están perfectamente controlados”.

– Hinchadas separadas –

El dispositivo está diseñado para que las dos hinchadas no se crucen por las calles de Madrid.

Sus tribunas en el estadio estarán frente a frente y, para entrar, deberán pasar tres cordones de seguridad con un brazalete identificativo.

Pero no todas las entradas son nominales, lo que complica los controles, reconoció la policía.

También se habilitaron dos “fan-zones” a dos kilómetros de distancia en el paseo de la Castellana, al norte y al sur del estadio.

Incluso las celebraciones están programadas: si River Plate alza el título, sus aficionados lo festejarán en la Puerta del Sol, en el centro de la ciudad. Si gana Boca, los xeneizes están citados en la gran plaza de Colón.

Pero la gran inquietud de las autoridades es qué pasará fuera de estas zonas, reconoció José María Benito.

“Creo que a partir del mediodía del domingo es la hora crítica y toda la noche del domingo también, una vez se celebre el partido”, explicó.

Las autoridades también invitaron a los turistas a evitar los alrededores del estadio el día del partido.