La destitución de funcionarios en El Salvador es rechazada por países y organizaciones extranjeras

Los poderes legislativos de El Salvador tomaron un nuevo rumbo, la nueva Asamblea Legislativa votó por la destitución del  presidente de la Corte Suprema de Justicia, José Armando Pineda, y al resto del pleno de magistrados de la Sala Constitucional del Poder Judicial, seguidamente del fiscal general Raúl Melara.

Según el presidente Nayib Bukele estos funcionarios fueran considerados “una piedra” en el progreso de las nuevas ideas de su mandato, esta decisiones ha traído consigo reacciones de países extranjeros, el secretario de Estado norteamericano, Antony Blinken manifestó que “un Poder Judicial independiente es esencial para la gobernabilidad democrática” y que los actuales al mando eran un “socio eficaz” en la lucha contra la corrupción y la impunidad.

Por su parte la Organización de Estados Americanos (OEA) rechazó las acciones que tomó el oficialismo salvadoreño, sus declaraciones fueron contundentes “Cuando las mayorías eliminan los sistemas de pesos y contrapesos en el marco institucional están alterando la esencia del funcionamiento del mismo”.