La estructura de Notre Dame «está a salvo y preservada de la destrucción total», según los bomberos

El secretario de Estado del Interior, Laurent Núñez, anunció que «el fuego ha disminuido en intensidad» en la catedral de Notre Dame en París.

«Podemos pensar que la estructura del edificio está a salvo, incluido el campanario del norte», declaró, aunque deseando permanecer «extremadamente cauteloso», de acuerdo a Le Monde.

Además, el medio francés aseguró que la información fue confirmada por un portavoz de los bomberos, quien dice que la estructura de la catedral «se guarda y se conserva en su totalidad».

Y agregó: «Dos tercios del techo de Notre-Dame han sido devastados».

Los hechos

Un fuerte incendio consumió en la noche del lunes parte de la catedral de Notre Dame de París, uno de los monumentos más emblemáticos de la capital francesa, que cada año es visitado por unas 13 millones de personas.

El fuego provocó el derrumbe de la aguja de la torre principal y de la estructura completa del techo, ante la impotencia de los bomberos, que no lograban llegar al epicentro del incendio.

Había 2000 personas -entre trabajadores y turistas- dentro de la catedral cuando se desató el incendio. Pero por el momento, no se reportaron muertos ni heridos.

¿Por qué no se recurrió a aviones con agua?

Tal y como ha explicado el diario francés Le Monde, en casos como estos no es recomendable usar aviones contraincendios, ya que, al dispensar grandes toneladas de agua a alta velocidad, podría causar daños a las personas que se encuentren cerca de la catedral.

Ese tipo de intervención podría, además, destruir parte de la estructura de la catedral. Confirmó este argumento la Dirección General de Seguridad Civil de Francia: «Se están usando todos los medios a excepción de hidroaviones». Extinguir las llamas dejando caer agua sobre ellas no es una opción ya que podría colapsar toda la estructura del edificio.

Según los expertos, si se echaran toneladas de agua sobre un edificio de este tipo podría hundirse la estructura y derrumbarse, ya que la roca absorbería demasiada humedad, aumentando el peso de la misma.

«Es un fuego muy difícil», han valorado los bomberos que trabajan en él. Actualmente se encuentran desplegados en el lugar cerca de 400.

Philippe Villeneuve, arquitecto a cargo de los trabajos, afirmó a los medios: «Es una catástrofe. Lloro. No puedo imaginar semejante desastre». El arquitecto aclaró que a la hora que se desató el incendio -alrededor de las 18:50 locales- ya no había trabajadores en el lugar.

El historiador especialista en arquitectura Alexandre Gady aseguró a France 24 que muchos incendios de edificios históricos ocurren durante los trabajos de restauración.

La alcaldesa de París, Anne Hidalgo, lamentó el «terrible incendio»«Un terrible incendio está sucediendo en Notre Dame de París. Los @PompiersParis (bomberos) están intentando controlar las llamas», tuiteó, mientras el fuego devoraba el techado del monumento gótico, en pleno corazón de París en la isla de la Cité.

Por su parte, el presidente Emmanuel Macron suspendió un importante discurso que tenía previsto para este lunes.

Uno de los primeros líderes internacionales en manifestarse al respecto fue el mandatario norteamericano, Donald Trump, a través de su cuenta de Twitter: «Es horrible ver el masivo incendio en la catedral Notre Dame en París».

En su mensaje, el jefe de Estado sugirió utilizar aviones hidrantes para combatir las llamas. Por la misma red social, la Dirección General de Seguridad Civil y Gestión de Crisis de Francia explicó por qué no se puede hacer uso de ese tipo de nave, «técnicamente inadecuada para extinguir este tipo de fuego». «La caída de aire en este tipo de edificio podría, de hecho, llevar al colapso de toda la estructura», indicaron las autoridades.

También la canciller alemana Angela Merkel se refirió al incendio: «Estas horribles imágenes de Notre Dame en llamas duelen. Notre Dame es un símbolo de Francia y de nuestra cultura europea. Nuestros pensamientos están con los amigos franceses», tuiteó el portavoz de la canciller, Steffen Seibert.

Otra que se expresó fue la primera ministra británica, Theresa May, quien aseguró que todos los pensamientos «están con el pueblo francés».

Dedicada a la Virgen María, la Catedral de Notre Dame (en español, «Nuestra Señora») es una de las catedrales góticas más antiguas del mundo. Fue construida entre 1163 y 1245 en la Île de la Cité, en el medio de la capital francesa y rodeada por las aguas del río Senna, y ha sido reformada en varias ocasiones, siendo la más importante la de mediados del siglo XIX.

En Notre Dame han tenido lugar varios acontecimientos importantes de la historia francesa: desde la coronación de Napoleón Bonaparte, hasta la beatificación de Juana de Arco y la coronación de Enrique VI de Inglaterra.

Notre Dame tiene dos torres de 69 metros en su fachada a las que se accede por 387 empinados escalones a pie, ya que no dispone de ascensor. En la parte superior de las torres se encuentra el campanario, que junto con la vista panorámica y las famosas gárgolas atraen a millones de turistas al año.