La polémica dieta de Adele y la rutina fit que la ayudaron a bajar de peso

Días atrás, la cantante Adele asistió al festejo de cumpleaños del rapero Drake y se la vio muy delgada. Se trataba de una fiesta de disfraces y la británica optó por un elegante vestido negro de chiffón con plumas, que dejó lucir su nueva figura.

La abrupta pérdida de peso de Adele es notable. Lo logró mediante una dieta llamada Sirtfood, que consiste en ingerir sólo 1000 calorías por día e incluye alimentos bajos en calorías, frutas, jugos verdes, vino tinto y alimentos antiinflamatorios. Esta dieta promete bajar 3 kilos en una semana.

“La dieta Sirtfood es una dieta que se plantea como exprés, promete bajar de peso en pocas semanas especialmente ayudando a mujeres que rondan los 45 años de edad, a las que les cuesta bajar de peso, consumiendo 1000 calorías por día en la primer etapa pero incluyendo vino y chocolate. ¿A quién no le gustaría bajar de peso rápidamente comiendo chocolate? Lo que pasa es que el resto del día incluye jugos verdes y una sola comida principal. Además se basa en alimentos pilares como son el té verde, café, manzanas, nueces, perejil, la cúrcuma, los arándanos, apio y kale”, explicó a Infobae Ivana Chinelli (M.N 9390), licenciada en Nutrición.

La experta agregó: “Al ser una dieta con restricción de calorías y basada en alimentos antiinflamatorios consigue que se baje rápido de peso en las primeras semanas pero es muy difícil sostener a lo largo del tiempo sin el famoso efecto rebote”.

Por su parte, Agustina Murcho (M.N.7888), licenciada en Nutrición especializada en trastornos alimenticios, dijo que todos los días hay que incorporar nutrientes al organismo, porque no sirve de nada hacer una semana con pocos nutrientes y otra semana con otros; tener una semana atracones y una semana realizar esta dieta, y ahí es donde se está fomentando el trastorno por atracón y la bulimia.

“Al bajar 3 kilos en una semana, lo que en realidad estás perdiendo es masa muscular, genera un rebote en grasa y se regulan las hormonas de la saciedad, aumenta el cortisol -porque todo esto genera estrés- y se termina subiendo de peso. Hace que la hormona del apetito suba, y que la saciedad baje, y esto genera tejido graso”, puntualizó Murcho.