La Policía Nacional tiene que aplicar la ley y mantener el orden