La música reggae, originada en Jamaica en la década de los 1960, ha entrado en la lista del patrimonio inmaterial de la humanidad de la Unesco.

Según la organización, la contribución de reggae “al discurso internacional sobre temas de injusticia, resistencia, amor y humanidad pone de relieve su fuerza intelectual, sociopolítica, sensual y espiritual”.