La viuda de Pablo Escobar revela cuál fue la «última alegría» del narco días antes de su muerte

En septiembre de 1993 el otrora líder del cártel de Medellín, Pablo Escobar, vivía refugiado en la llamada Casa Azul, en la ciudad que lo vio crear su imperio. Allí se ocultaba junto a su esposa, María Victoria Henao, sus dos hijos y varios guardaespaldas.

La tensión era constante en aquellos días, donde Escobar intentaba obtener un salvoconducto para su familia y así rescatarla de cualquier posible ataque del escuadrón de la muerte de los Pepes (Perseguidos por Pablo Escobar) o el Gobierno colombiano. Sin embargo, en medio de ese clima, el 5 de septiembre un hecho inesperado llevó alegría al hogar del jefe narco.

«Habríamos de tener el último rato de alegría de esta última etapa de nuestras vidas», escribió Henao en su libro ‘Mi Vida y mi Cárcel con Pablo Escobar’. Ese domingo se enfrentaban las selecciones de fútbol masculino de Argentina y Colombia en Buenos Aires, en el marco de las Eliminatorias para el Mundial de EE.UU. 1994. En un partido histórico, el equipo colombiano aplastó por 5 a 0 a su rival.