Las 10 claves para comer bien en verano

El calor hace que disminuya el apetito a la hora de comer en verano. Las altas temperaturas nos vuelven más perezosos a la hora de entrar en la cocina. Por eso surgen las dudas acerca de qué debemos incluir en nuestra dieta estival para que sea saludable. La nutricionista y dietista Rosa García Alcón, de la Asociación Madrileña para la Lucha Contra las Enfermedades Renales (ALCER-Madrid), tiene claro que nuestros hábitos no deben cambiar mucho respecto a la rutina de invierno. «Lo ideal es seguir con la dieta mediterránea», ha afirmado en el encuentro #RodillaConversa, que ha tenido lugar esta semana en Madrid. En este evento, en el cual ha estado acompañada de dos ex concursantes de Masterchef, Natalia y Reichel, ha proporcionado 10 consejos para que nuestro organismo esté al cien por cien en estos meses de calor.

Las 10 claves para comer bien en verano1

  1. Lo principal es mantenerse bien hidratados. Beber la mayor cantidad de agua posible es clave ante el exceso de calor y sudoración propios del verano. Un problema más peligroso en el caso de niños y ancianos, con los que hay que tener especial atención.
  2. Las verduras y hortalizas deben aparecer en nuestro menú dos veces al día. En verano los alimentos frescos son los más demandados y en nuestra gastronomía tenemos una gran variedad, como el gazpacho, plato estrella del verano según la participante Natalia. También se puede recurrir al salmorejo, pisto o las ensaladas, que proporcionan una combinación perfecta de agua, fibra, hidratos de carbono, vitaminas, minerales y antioxidantes.
  3. Es esencial tomar al menos tres piezas de fruta al día. Además de que nos ayuda a hidratarnos (contienen entre un 80-90% de agua) también mantienen las defensas antioxidantes de nuestro organismo. Otros aportes son las vitaminas, minerales, fibra y antioxidantes, como la vitamina C, los polifenoles y los carotenos.
  4. Cuantos más colores mejor. Los alimentos vegetales de tonos como el rojo, amarillo o naranja son ricos en betacarotenos y otros antioxidantes, que encontramos en las zanahorias, calabaza, el pimiento rojo o el melón. En el toque verde tenemos las espinacas y berros, con alto contenido en clorofila y carotenos. Si te decantas por una ensalada, no olvides aliñarlo todo con aceite de oliva virgen extra. Es fácil dar un toque de diversión a tus platos, «el plato estrella del verano es la ilusión por lo que hagas», puntualiza Reichel.
  5. El pan y los cereales integrales, al igual que en invierno, son un recurso que también puede ser saludable para cubrir una comida fuera de casa, en la playa, el campo o incluso para un día duro en la oficina. Recuerda que el pan integral aporta más fibra,vitaminas y minerales que el pan blanco.
  6. Las legumbres, al menos dos veces por semana. El calor del verano hace menos apetecible un buen plato de lentejas. Es más ligero introducirlas en forma de ensalada, por lo que no las descartes en tu dieta, tienen un alto valor nutritivo, almidón, minerales y fibra.
  7. El pescado es fundamental, así que debes introducirlo dos o tres veces por semana en la dieta. Para verano lo mejor es sacar partido a los pescados azules tradicionales, como el bonito, la sardina o el boquerón. Todos ellos son fuente de ácidos grasos Omega 3, ricos en proteínas, fósforo y yodo. Dale al coco y prepárate un sándwich integral, por ejemplo, de atún.
  8. Los helados son el alimento estrella del verano. No están descartados de una dieta saludable. Para los niños, sobre todo los cremosos, tienen una gran cantidad de calcio. Lo que nunca debe suceder es que se conviertan en un sustitutivo del postre. Hay que asegurarse de que cuando los compremos sean de buena calidad, comprobando los ingredientes.
  9. Preservar la cadena de frío, aunque siempre es importante, se vuelve fundamental en estos meses. Es un factor a tener en cuenta a la hora de hacer la compra, usa bolsas isotérmicas y acorta al máximo el tiempo entre el supermercado y la llegada a casa.
  10. En el caso de alergias e intolerancias, existe cada vez una mayor variedad de alimentos, así que no dudes en pedir la información detallada sobre alérgenos en tu establecimiento. Si eres celíaco, busca la oferta creciente de productos sin gluten.

Las 10 claves para comer bien en verano2

En este sentido, Reichel, participante del programa televisivo Masterchef, reclamaba una vuelta a la comida tradicional alejada del estilo ‘fast food’ que ha inundado los menús. Una llamada a la ‘slow food’, que regrese a los orígenes de la comida tradicional con recetas naturales y locales. «Hagamos caso de lo que hemos hecho siempre, aquí se come muy bien».

Algo con lo que coincidía Rosa García, que ve cómo se ha generalizado un tipo de alimentación alejada de nuestra saludable cultura gastronómica, tal como demuestran los crecientes índices de sobrepeso y obesidad, por lo que insta a promover campañas para recuperar nuestros criterios alimenticios.Ya no hay excusa para no cuidarse este verano con este decálogo de consejos parasobrellevar el calor de forma saludable.