Las inundaciones también han dejado enfermedades