Llamas consumieron en un 80% el anexo del mercado central en San Pedro Sula