Lluvias pueden ser un problema para la lucha contra el dengue