Los datos ocultos en tu teléfono que pueden traicionar tu privacidad

Los teléfonos inteligentes han transformado nuestras vidas de muchas maneras. Nos conectan con el mundo exterior a través de correos electrónicos y redes sociales, nos orientan si nos llegamos a perder y nos asesoran sobre dónde comer o comprar.

Sin embargo, toda esa comodidad y servicio tiene un costo. Y la dimensión de ese precio apenas lo estamos comenzando a comprender.

Expertos en seguridad explican que muchos asumen que si nuestra identidad permanece oculta, deberíamos sentirnos seguros en un mundo donde todos se preocupan por su propia privacidad.

No obstante, existe evidencia que demuestra lo sencillo que puede ser descubrir quiénes somos, dónde estamos y qué hacemos.

Las estrellas han sido afectadas visiblemente por el problema que representa para la privacidad el conjunto de datos que guardan sus teléfonos.

Un estudio sobre usuarios de tarjetas de crédito publicado hace poco reveló que solo se requieren cuatro datos para establecer una clara conexión entre un individuo y su aparentemente anónimo historial crediticio.

Uno de esos datos puede extraerse de tu teléfono inteligente, a través del GPS instalado en el equipo, convirtiendo al móvil en una verdadera amenaza a la privacidad.

Esa información sobre la ubicación geográfica, sumada a la data, las fechas y el número de serial del teléfono, revelan todos tus movimientos. Esos elementos son conocidos como metadata o archivos EXIP del teléfono. Cada uno ofrece una nítida pincelada de quien eres.