¿Los niños franceses deberían aprender árabe? Un ministro propone un cambio polémico

426

El ministro de Educación Nacional de Francia ha expresado su apoyo a la iniciativa de incluir el idioma árabe al plan de estudios escolares en el país, enfureciendo de esta manera a algunos políticos de derecha, quienes ya han advertido de posibles consecuencias si el plan sigue adelante.

Según Jean-Michel Blanquer, el Gobierno debe elaborar una “estrategia cualitativa” para enseñar el idioma árabe en las escuelas. En una entrevista en la televisión francesa insistió en que el árabe, junto con el chino y el ruso, es una de las “grandes lenguas de la civilización” y debería ser aprendida “no solo por personas de origen magrebí o países de habla árabe”.

Blanquer hizo estos comentarios después de la publicación de un informe del Instituto Montaigne que reveló que los estudiantes de secundaria y bachillerato que aprenden árabe recurren cada vez más a escuelas religiosas que enseñan el salafismo, una rama radical del islam que aplica la ley ‘sharia’. El informe pedía al Gobierno francés que incorporara el árabe en el plan de estudios de las escuelas públicas para contrarrestar el adoctrinamiento político y religioso impartido en estas escuelas salafistas.

Por su parte, Robert Menard, alcalde derechista de la ciudad de Béziers, aseguró que “desarrollar la enseñanza del árabe en la escuela y darle prestigio es legitimar el nacimiento de otra nación dentro de la propia Francia. Es un proyecto con consecuencias incalculables”.

“En un país normal, se les pide a los inmigrantes que se integren, especialmente aprendiendo el idioma nacional. En nuestro país, el ministro de Educación quiere que los niños franceses aprendan árabe”, escribió Antoine Baudino, miembro del personal legislativo del partido antiinmigrante Agrupación Nacional.

Jean-Frédéric Poisson, integrante de la Asamblea Nacional y presidente del Partido Demócrata Cristiano, calificó la idea de enseñar árabe en las escuelas públicas como una “broma mala”.