Los rastros de las mayores maniobras militares de la OTAN desde la Guerra Fría

Los ejercicios de la OTAN a gran escala Trident Juncture 2018 han dejado una serie de desagradables consecuencias para los ciudadanos de Noruega, país donde se llevó a cabo la fase principal de las maniobras entre el 25 de octubre y el 7 de noviembre.

Fueron las maniobras más grandes organizadas por Noruega desde el final de la Guerra Fría y el mayor evento de la OTAN en décadas, con la participación de 50.000 soldados de 31 países, aproximadamente 10.000 vehículos de combate y 250 aviones.

Durante estos entrenamientos, los residentes del país han presentado unos 400 quejas ante las autoridades militares en un intento de atraer atención al comportamiento indignante de los soldados, informa el canal NRK.

En concreto, los vecinos se quejaron de la presencia de excrementos humanos en lugares públicos. Las tropas suecas y estadounidenses fueron vistas aliviándose cerca de guarderías, escuelas e instalaciones deportivas.

Otras quejas vinieron de agricultores que estaban enojados por el daño que causaron a sus propiedades los vehículos blindados. La responsable noruega de abordar los daños y la protección del medio ambiente durante los ejercicios de la OTAN, Marianne Bo, lamentó lo ocurrido: «Es terrible, hay que tener decencia. Hemos tenido que limpiar después de que los soldados hicieran sus necesidades».