Luis Colindres justifica la guerra de poder entre nacionalistas