Madre hondureña derrotó el cáncer, ahora lucha contra ICE para frenar su deportación de los EE.UU.

Dios la sanó del cáncer, ahora espera que el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de los Estados Unidos (ICE) se ponga la mano en el corazón para frenar su deportación, con el fin de continuar su proceso de recuperación en el estado de Georgia.

Este el caso de Tania Romero, de origen hondureño, quien permanece en el Centro de Detención de Inmigración en Oscilla en el condado de Irwi, esperando, entre cuatro paredes y sin el abrazo de sus hijos, un milagro para su pronta liberación y despertar de esa película de terror que nunca quiso ser protagonista.

Víctima de la cacería de inmigrantes

Hace tres meses Tania Romero, fue víctima de la brutal cacería de inmigrantes que promueven los agentes policiales de Atlanta en cooperación con ICE.

Fue detenida en el condado de Willett por manejar sin licencia para conducir, una infracción que es sancionada sin clemencia en el estado estadounidense, pero esta mínima imprudencia la mandaron directo al calabozo de los indocumentados.

Ahora el encierro de la madre hondureña Tania Romero Alonso, sin ver la luz del sol o sentir el aire puro de la naturaleza, se traduce en dos palabras; vivir o morir.

Y es que teme que el cáncer vuelva a invadir su cuerpo estando en el centro penitenciario de Irwi, donde ora y les envía fuerzas a sus familias para que la saquen de ese horrendo lugar. Sólo le queda a ella, aferrarse a la ley de Dios por segunda vez.

Familia le pide a ICE misericordia y acción humanitaria

En este trance, Tania Romero no está sola, la acompaña sus hijos, quienes están haciendo todo lo posible para que retorne a casa salva y sana, pues quieren seguir la ruta del “Sueño Americano”, así como también luchar para que el Gobierno de los Estados Unidos frene su deportación por ser un tema netamente humanitario.

“Estamos confiando en Dios y moviendo mar y tierra para que la deportación no se haga posible y pueda quedarse en este país, debido a que en Honduras, ella no cuenta con las posibilidades para seguir viviendo por muchos años más, dijo triste una de sus hijas Driana Matos, cuando fue entrevistada por el periodista hispano, Mario Guevara.

Driana Matos pide misericordia a los agentes del ICE ante el caso de su madre, pues argumenta que ha atravesado por episodios muy amargos.

“Mi mamá ha pasado por muchas situaciones difíciles. Una de ellas vencer el cáncer, la cual no fue fácil para ella ni para su entorno familiar, ahora enfrenta una posible expulsión que no sabemos cuándo ocurrirá, pero estamos luchando para que gane la batalla y se quede con nosotros en los Estados Unidos”, expresó Driana.

Driana piensa día y noche en su querida madre en tal caso que ICE decidiera en contra de ella, “nosotros no vamos a poder atender su condición de salud, porque no tenemos la oportunidad de visitarla, cuidarla en Honduras y darle el cuido que podría tener estando en los Estados Unidos”.