«Mamá, nuestro avión se cayó, estoy vivo»: ¿Quiénes son los pilotos del Airbus que salvaron la vida a 238 personas?

Este 15 de agosto, el capitán de un Airbus A321 de Ural Airlines, Damir Yusúpov, y su copiloto, Gueorgui Murzín, consiguieron realizar un exitoso aterrizaje de emergencia en un maizal a 1 kilómetro de la pista del aeropuerto de Zhukovski (Rusia) luego que los dos motores de la aeronave se averiaran.

La falla fue provocada por el impacto de unas gaviotas, un hecho que ocurre muy raramente. Gracias a la profesionalidad de los pilotos y de los otros cinco miembros de la tripulación, la maniobra fue completada sin que ninguno de las 233 personas a bordo perdiera la vida.

Les contamos quiénes son estos «heroicos» pilotos, tal y como han sido calificados por el Kremlin, que ya anunció que Yusúpov y Murzín serán condecorados por su acción.

https://twitter.com/breaking_mash/status/1161887658488016896

Damir Yusúpov: un jurista que siempre quiso volar

Damir Yusúpov, natural de Ekaterimburgo (distrito federal de los Urales) tiene 41 años y soñó desde la infancia con volar. Su padre era el capitán de un helicóptero Mi-8. Sin embargo, cuando acudió a una escuela de pilotos para cumplir su sueño, no pasó un examen médico, de acuerdo con una entrevista ofrecida al portal Pro Polevskoi.

Yusúpov decidió entonces ingresar a la facultad de Derecho, pero jamás pudo olvidarse de los cielos y de los aviones.

Así, no abandonó su sueño y años más tarde logró finalmente ingresar en una escuela de pilotos a la edad de 32. En 2013 se graduó en la Universidad Estatal de Aviación Civil de San Petersburgo y en 2018 recibió un segundo diploma en el Instituto de Aviación Civil de Uliánovsk, relatan medios locales.

Desde 2013, Yusúpov trabaja en la compañía aérea Ural Airlines, donde ha realizado principalmente vuelos por Rusia, aunque también ha pilotado aviones a China, Asia Central, Turquía, Emiratos Árabes Unidos, Túnez o Egipto, así como chárters para equipos deportivos.

Se convirtió en capitán hace un año y suma más de 3.000 horas de vuelo. Casado con dos hijos, conoció a su esposa Natalia mientras viajaba en un avión como pasajero.